sábado, 27 de octubre de 2012

Sanitat: Recopago i retalls als inmigrants risc per a la salut pública:

 

El repago de los medicamentos a trabajadores en activo y a pensionistas y la exclusión de los inmigrantes sin papeles de la sanidad pública son medidas injustas y perjudiciales para la salud de todos. El gobierno hace culpable al enfermo del gasto y se le penaliza por ir al médico. Los pacientes irán menos a la consulta y se retrasará el diagnóstico con graves consecuencias en algunos casos. Las dos medidas dificultan o excluyen a sectores importantes del vecindario y fomentan las desigualdades en salud. Es lógico que los extranjeros con rentas altas paguen por el servicio, pero excluir a los más pobres es moralmente injusto y también peligroso porque habrá enfermedades que creíamos erradicadas que rebrotarán por las condiciones de vida insalubres. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario