lunes, 11 de septiembre de 2017

NO AL DECRET DE L´EXCLUSIÓ SANITÀRIA


EL RESCAT PER A LA CIUTADANIA DE LA MARINA DE VALÈNCIA


9/09/2017 - Felip Bens  Valenciaplaza
VALÈNCIA. Una de les més indiscutides senyes d’identitat del govern de la Nau –i també del del Botànic–, des del canvi de govern de 2015, ha sigut la lentitut a l’hora d’arrancar projectes i d’aplicar promeses polítiques en tots els àmbits. Així, la Marina de València fon un vaixell llastrat en la vella dàrsena fins els nomenaments, en març i maig de 2016, de Vicent Llorens i Ramon Marrades, com a directors general i estratègic del Consorci València 2007 que gestiona l’espai. Amb açò, s’anunciava el canvi de rumb i la intenció de convertir la Marina en un dels principals motors del Cap i Casal del futur. Molts varen témer que, com ha succeït en unes altres parcel·les de la gestió municipal, especialment en la frontera marítima de València, tot açò foren paraules buides.

El principal objectiu dels nous gestors, des que aterraren en la flamant seu neoclàssica del Consorci, junt a l’edifici històric de la Duana, fon que l’enorme deute de 400 milions, heretat d’aquella València de sindicats nàutics i hangars de Fòrmula 1, no es convertira en un escull insalvable per a reflotar este racó de València únic, carregat d’història i de potencial. La nova direcció, en sintonia amb Ajuntament i Generalitat, intenta convéncer el Govern central, del PP, –el tercer soci del Consorci– de la capacitat de la Marina per a generar recursos propis de forma creixent i de la imperiosa necessitat de condonació del deute per part de l’estat, com en el passat succeí en casos semblants –Barcelona’92, Expo de Sevilla…–, i més tenint en compte que este passiu es generà mentres el propi PP governava les institucions valencianes. I que, al remat, fon una inversió en una infraestructura essencial per al Cap i Casal.

domingo, 27 de agosto de 2017

NATZARET: UN TRANVÍA LLAMADO FUTURO


Carlos Aimeur 27/08/2017 - Valenciaplaza
VALÈNCIA. Resulta hasta sorprendente la intensidad del vínculo que une a València con Marsella. La ciudad portuaria francesa está presente en la historia de la ciudad española de manera indirecta y directa desde hace siglos. En la Catedral de València aún se exhiben las cadenas de su puerto que fueron requisadas en su día por el rey Alfons El Magnànim. Es un trofeo de guerra único, insólito, con casi seis siglos de historia, un recordatorio de los indignos modos y maneras del pasado que muy pocos conocen y que están esperando el día que alguien decida, aunque sólo sea de manera simbólica, devolverlas a sus legítimos propietarios.

Otro dato que muy pocos saben es que uno de los barrios más singulares de València debe mucho a Marsella. O mejor dicho, debe su nombre a una tragedia que acaeció en la ciudad francesa en 1720. La peste de Marsella se llevó por delante a más de la mitad de la población y afectó a todo el comercio marítimo en el Mediterráneo. Como medida de prevención, la recién instaurada monarquía de los Borbones decidió poner en marcha una serie de lazaretos por toda la costa en los que las mercancías pasaban la cuarentena antes de ser trasladados a la ciudad. El lazareto de València fue el que dio nombre a Nazaret, hace ahora poco menos de tres siglos. 

miércoles, 23 de agosto de 2017

MAITE BIOSCA Y FELIP BENS: NAZARET Y CABANYAL, LOS PUEBLOS DEL MAR BUSCAN RESARCIRSE


Dos de las voces más representativas de Nazaret y el Cabanyal, pueblos del mar, dialogan para recordar su historia y esbozar su futuro

Vicent Molins, Eva Máñez   20/08/2017 - Valenciaplaza
València, esto también es València. Quizá la real. Nazaret proyecta cierta sensación de isla confinada. Una herida que no cicatriza. El pequeño pueblo marinero, portuario y huertano que perdió su playa y su huerta ante la fauces productivas del puerto. En Nazaret los contrastes danzan cogidos de la cintura. Hay brisa marina pero no se ve el mar por ninguna parte. Hay rastros de clubs de playa -con Benimar de cuerpo presente- y casas en primera línea haciendo como que miran la arena, pero desde hace más de tres décadas no queda rastro de ella. Unos despistados pasan en coche preguntando por el ferry que les llevará a sus vacaciones. “No, es para allá”. Hay muros pintados de azul con motivos acuáticos y versos marineros de Kavafis (“aquest mar matinal…”) que chocan frente a alambradas más propias del patio de la prisión. Hay una casa que imita la silueta de un barco, como un señal mitológica de quien quiere zarpar pero está encallado. Aquí al lado paraba el tranvía que traía a los habitantes de Russafa al mar. Ahora algunos vecinos pasean a sus perros y el reggaeton estalla desde una radio. Las familias toman la fresca y todo hace indicar, como un ensueño, que este es un pueblo jovial en el que la vida, sin playa, fluye.

En un parque junto a los muros Maite Biosca y Felip Bens se han puesto a conversar por primera vez. Maite es una veterana voz vecinal, un reclamo constante de los derechos de Nazaret. Felip es editor y escritor y ha convertido el litoral y la memoria del Cabanyal en parte primordial de su obra. Han venido a hablar de los pueblos del mar. 

viernes, 11 de agosto de 2017

AGUSTÍN COCOLA GANT: "EL TURISMO ES UN TRASPASO DE FONDOS PÚBLICOS A MANOS PRIVADAS"


Tras las acciones de Arran en protesta por la presión del turismo en Barcelona, se abre de nuevo el debate sobre la turistificación.

Ana I. Bernal Triviño  Público  07/08/2017

Nos dicen que el turismo es un motor económico, pero poco se habla de su impacto social. Agustín Cocola Gant investiga sobre turismo y gentrificación en la Universidad de Lisboa. Conoce bien la realidad de Barcelona, tema de su tesis doctoral sobre la recreación de El Gòtic. Habla de la ciudad como espacio de consumo, como un producto más de la política capitalista; y detalla que ya desde el franquismo el turismo se hizo industria en este país.

Aunque este experto está de vacaciones, nos atiende por teléfono para poner de relieve lo que menos se ve sobre las consecuencias de este fenómeno. Y puntualiza cuatros aspectos clave: el problema de la vivienda, cómo afecta a la vida cotidiana, cómo se distribuye la riqueza del turismo y el impacto ambiental en relación al cambio climático.

sábado, 22 de julio de 2017

LA DERIVA Y LA FUERZA DEL BARRIO DE NAZARET SE HACEN TEATRO EN LAS NAVES


19/07/2017 - Valenciaplaza

VALÈNCIA. La obra de Caterva Teatre Baix de la mar moja los tobillos y huele a arroz caldoso de pescado. Es una propuesta íntima, para 60 personas, donde se experimenta el barrio de Nazaret con los sentidos. Pero también con las entrañas, pues, aunque de manera sutil, la función destrama la desazón, la rabia y el hastío provocados por años de aislamiento y olvido administrativo. 

Cuando en diciembre pasado, Jaume Ibáñez, Robert de la Fuente y Fernando Soler iniciaron la escritura de su nuevo montaje partieron de dos premisas: hablar de dilemas universales y utilizar el mar como telón de fondo. “El Cabanyal estaba ya sobre expuesto, y nos interesaba hablar del Puerto y de lo que ha ocurrido en València en una época muy concreta y lesiva, en la que se ha hecho mucho daño. Así que decidimos centrarnos en el circuito de la Fórmula 1”, explica Jaume Ibáñez, que en la obra interpreta a uno de los tres protagonistas.
El trío empezó entonces a frecuentar el barrio de Nazaret, a visitar sus mercados y comercios, a almorzar en sus bares, a escuchar y conversar con los vecinos. 

viernes, 14 de julio de 2017

TRÀNSIT I EMISSIONS. UN PROBLEMA DE SALUT PÚBLICA


Francesc Arechavala / José Manuel Felisi
27/06/2017 - eldiario.es

Últimament estem sentit a parlar molt sobre l’impacte que les emissions provocades pel trànsit tenen en la salut pública. Des de fa anys es parla, en el món de la planificació de la mobilitat urbana, de la necessitat de descarbonitzar els sistemes de transport. Es demana donar aquest pas per una necessitat de diversificar les fonts d’energia (reduir la dependència del petroli) però també per reduir les emissions, que són nocives per als ciutadans.

Però quan de nocives són les emissions? Podem calcular el que emeten els cotxes (aproximadament) però no el que respiren els ciutadans. Crec que en matèria de planificació de la mobilitat el més important és posar el focus d’atenció sobre les persones, no en els vehicles. Així doncs hem de canviar la metodologia de treball i de la mateixa manera que fa anys la planificació del trànsit es va convertir en planificació de la mobilitat centrant-se en les persones i no en els cotxes ara, en matèria d’emissions, hem de començar a plantejar-nos el que respiren les persones i no el que emeten els vehicles. I com ho fem?