jueves, 2 de abril de 2020

leer artículo aqui    Raquel Andrés Durá 17/03/2020 La vanguardia
 El (aún más) duro confinamiento de las  personas sin papeles                            


Ciudadadanía se vuelcan con ellos, ya que muchos no tienen apoyo familiar y tienen miedo de que les encierren en un CIE


        




 Vecinos y ecologistas exigen que se descarte la ampliación del Puerto de València al considerarla un despilfarro en plena crisis

Carlos Navarro Castelloó 01/04/2020   El diario.es  leer  artículo pincha aqui     


miércoles, 1 de abril de 2020

Las bibliotecas de València 
prestarán libros electrónicos desde eBiblio 
a personas sin carné durante el estado de alarma
 leer articulo pinchar aqui

                                                           



martes, 31 de marzo de 2020

El Puerto retrasa el proceso para adjudicar la ampliación por el coronavirus   
                                                                    leer articulo aqui

martes, 17 de marzo de 2020

LAS CONSECUENCIAS DEL NEOLIBERALISMO EN LA PANDEMIA ACTUAL


Vicenç Navarro  marzo 17, 2020  Publico
Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universitat Pompeu Fabra, y Director del Hopkins-UPF Public Policy Center

En un artículo reciente señalé elementos importantes que habían contribuido a la propagación de la epidemia –ahora pandemia– causada por el coronavirus, elementos a los que no se les había dado la visibilidad que merecían en los principales medios de información y que, de no entenderse y resolverse, crearían las condiciones para la aparición de otras epidemias, una vez esta estuviera resuelta ("Lo que no se ha dicho de la epidemia de coronavirus", Público, 04.03.20). Entre estos elementos apuntaba el comportamiento de las grandes empresas farmacéuticas, que sistemáticamente anteponen su objetivo de optimizar sus beneficios a otros fines, como el prevenir y/o curar enfermedades que, al extenderse, pueden convertirse en pandemias, como ha ocurrido ahora. La importancia de esta comercialización y la sumisión de los intereses generales a los intereses privados en sectores tan importantes para la salud y calidad de vida de las poblaciones –como lo es la sanidad (incluyendo el sector farmacéutico)– ha sido la característica del período neoliberal, iniciado a partir de los años ochenta en el mundo occidental con la amplia privatización de tales sectores vitales para el bienestar de la población. Dichas prácticas fueron iniciadas a principios de los años ochenta por el presidente Reagan en EEUU y la primera ministra Thatcher en el Reino Unido, y continuadas más tarde en Europa por los gobiernos conservadores, liberales y socialdemócratas (que hicieron suyas, estos últimos, tales políticas, como fue el caso de los gobiernos presididos por Tony Blair en el Reino Unido, Gerard Schröder en Alemania y Zapatero –expandidas considerablemente por Rajoy– en España), convirtiéndose en la ideología hegemónica en las instituciones nacionales e internacionales (como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, el Banco Central Europeo, y el Parlamento y la Comisión Europeos, entre otros). Las consecuencias de su aplicación han sido enromes, contribuyendo en gran medida al establecimiento de las bases que permitieron la expansión de la pandemia actual. Veamos los datos.

La expansión del neoliberalismo ha contribuido a que, desde los años ochenta, el mundo haya visto nada menos que cuatro grandes epidemias (Ébola, SARS, MERS y ahora el COVID-19), siendo la aplicación de sus políticas (esto es, la desregulación de los mercados y su mundialización, así como las políticas de austeridad social) uno de los factores que más han contribuido a la expansión de tales enfermedades a los dos lados del Atlántico Norte (lo cual explica que adquirieran gran visibilidad mediática, pues ha habido también otras epidemias que, al no afectar a estos países y haberse limitado y contenido en los países subdesarrollados o en otros continentes, apenas han sido noticia).

De entre estas medidas, dos han tenido especial importancia: una ha sido, como acabo de citar, la desregulación del movimiento de capitales y del mundo del trabajo, creando una gran movilidad de personas y de productos de consumo a nivel global, con un debilitamiento de las políticas de protección del trabajador y del consumidor, así como una amplia desregulación de los mercados de trabajo. Y la otra intervención, perjudicial también para el bienestar de las clases populares, ha sido la reducción de servicios fundamentales para garantizar el bienestar de la población como los servicios sanitarios y los de salud pública, así como los servicios del 4º pilar del bienestar como escuelas de infancia y servicios a las personas dependientes como los ancianos, que son imprescindibles para aminorar el enorme impacto negativo de la epidemia en la calidad de vida de las poblaciones.

VALÈNCIA REDUCE LA CONTAMINACIÓN CON UN DECRECIMIENTO FORZADO POR LA CRISIS DEL CORONAVIRUS: "HA SIDO BRUTAL LA MEJORÍA"


- La reducción del tráfico reduce los niveles de contaminación", recuerda la física Helena Prima, coordinadora de Ecologistas en Acción en València

Lucas Marco 16/03/2020 - 19:48h   Eldiario.es
La excepcional situación que vive España con la crisis del coronavirus ha tenido, al igual que en China e Italia, una consecuencia colateral que se ha convertido en una metáfora del decrecimiento: la contaminación ha bajado. En el gigante asiático, tal como informó este diario, las emisiones de CO2 se han reducido un 25%. Sólo en Shanghái, la capital económica china con 24 millones de habitantes, el tráfico rodado llegó a caer un 40%. En Italia, los niveles de contaminación también han bajado en paralelo a la mejora de la calidad del aire, según la Agencia Espacial Europea. 

En València, especialmente este pasado domingo, muchos vecinos se sorprendieron al escuchar nítidamente a los pájaros a falta de tráfico rodado. En contraste con un año normal de Fallas, cuando la contaminación y la saturación lumínica y acústica abundan, València permanece confinada y con mucho menos tráfico que cualquier lunes laborable del año. Las estaciones de contaminación atmosférica de la ciudad registraron este pasado domingo una calidad aceptable o excelente. 

La física Helena Prima, coordinadora de Ecologistas en Acción en València, sostiene que "tenemos la atmósfera más limpia en años". La investigadora ha comparado la materia particulada (partículas en la atmósfera de menos de 10 micras) en la ciudad entre el domingo 8 y el domingo 15 de marzo.

Así, el tráfico en València se redujo este pasado domingo, con la ciudad prácticamente desértica, y los niveles de NO2 han descendido un 66,4%. "Comparando dos domingo consecutivos, se ha reducido más de la mitad el dióxido de nitrógeno en la calidad del aire", asegura Prima en conversación telefónica con eldiario.es.