viernes, 5 de diciembre de 2014

Juez y fiscal afean a Aznar que sólo haya devuelto los sobresueldos de tres años

El presidente del Puerto declara como imputado durante más de cinco horas























A. RALLO |  VALENCIA. Las Provincias. 4 diciembre 2014

El presidente del Puerto de Valencia, Rafael Aznar, declaró ayer como imputado durante más de cinco horas por las presuntas irregularidades detectadas en su gestión al frente de la Autoridad Portuaria de Valencia (APV). Llegó a las ocho y media de la mañana, y tras un descanso y repasar por escrito su testimonio, abandonó los juzgados pasadas las cinco de la tarde. «Todo tiene una explicación absolutamente honorable», indicó a los periodistas, visiblemente cansado.

Dentro, en el juzgado de Instrucción número 14, demostró ciertas tablas. Aguantó el tipo ante un interrogatorio incisivo y minucioso, que, en ocasiones, se tornó duro, según las fuentes. La primera parte de su testimonio se centró en el cobro de los sobresueldos a través de la firma Valencia Plataforma Intermodal, una sociedad deficitaria y participada al 98% por la propia APV. Al igual que los otros tres imputados de la causa, Aznar echó la culpa al secretario general del Consejo de Administración, que es abogado del Estado, por no asesorarle correctamente. «Ese error nos ha llevado hasta aquí», lamentó.

El presidente devolvió las cantidades percibidas irregularmente días antes de que se presentara la denuncia. Se trata de los ejercicios de 2009, 2010 y 2011, auditados por la Intervención General del Estado. Juez y fiscal, no obstante, le afearon que no hubiera reintegrado las cantidades de los años anteriores, en concreto, desde 2004, años que no fueron analizados por la Intervención. «Nadie me lo ha pedido», contestó. «En caso de que lo hicieran me asesoraría jurídicamente». La tesis es que si era irregular en 2009 también lo era antes.
El abogado de Aznar tiene previsto solicitar hoy el archivo de la causa al no existir delito
El Puerto de Valencia ya no da dinero al Palau de les Arts tras una orden de Puertos del Estado

El responsable del Puerto defendió su gestión al frente del organismo y que sus decisiones contaron siempre con la aprobación del consejo de administración y Puertos del Estado. Su abogado tiene previsto hoy presentar un escrito pidiendo el sobreseimiento libre de la causa al entender que no existe delito en la actuación de su representado.

Fórmula 1 y Valmor

La Fórmula 1 ocupó un buen espacio de la declaración. Se le preguntó acerca del acceso alternativo desde el puente de Astilleros. Aznar señaló que era algo necesario y que estaba conveniado desde 1997. Se pensó que lo hiciera Valmor, la empresa organizadora del Gran Premio. Posteriormente, según la denuncia, se le 'perdonó' un millón de euros. El declarante defendió que de nuevo el abogado del Estado dio el visto bueno a esta decisión. Pero, al parecer, no existe ningún informe técnico que respalde esta actuación. El fiscal le llegó a preguntar si recibió órdenes de alguien de la Generalitat para que, de esta forma, contribuyera a financiar la prueba. El presidente lo negó. Atribuyó la compra de entradas y servicios de catering a la política comercial. El imputado quiso aclarar que ni un euro ha salido del ciudadano «puesto que es dinero de la actividad comercial del puerto».

Una explicación similar ofreció a las colaboraciones con diferentes entidades y asociaciones con las que el Puerto colaboraba económicamente. Aclaró, no obstante, que la subvención al Palau de les Arts ya no se concede. El presidente recibió una llamada de Puertos del Estado en la que le ordenaron que abortara esta colaboración, alrededor de 120.000 euros.
Aznar defendió la «necesidad» del Plan Estratégico por el que pagó casi tres millones de euros a una empresa en la que trabajaba su propia hija. Añadió que no es posible comparar este estudio con otros que se hicieron para puertos de menor envergadura y lógicamente con menor coste. Negó que el puesto de su hija tuviera algo que ver con la citada adjudicación. Aludió a los motivos de «mérito y capacidad» para justificar el empleo de la joven.

El mismo criterio empleó para otro de sus hijos, que trabaja en una de las principales empresas adjudicatarias del puerto de Valencia, la mercantil Cyes. En relación con este asunto, fue preguntado acerca de su vivienda, en pleno centro de Valencia, propiedad de una filial de la citada mercantil. Aznar mostró documentación que prueba el pago del alquiler e indicó que el arrendamiento se sitúa en precios de mercado. Fue interrogado acerca de cómo el contrato de arrendamiento es previo a la construcción del propio piso o cómo la filial del grupo vendió todos los inmuebles menos el que ocupaba Aznar. El declarante negó cualquier trato de favor de la firma.

El famoso yate

Uno de los asuntos que con mayor convicción detalló fue la compra del yate. Considera que la adquisición de la embarcación, como la que tienen otros puertos de primera, es un instrumento útil para el negocio. Se utiliza para facilitar los contactos comerciales que, a la postre, repercuten en negocios para la infraestructura. No obstante, se le citó el coste del aparato, alrededor de cuatro millones de euros más los 400.000 de mantenimiento anuales. En el mismo sentido, el fiscal le recordó que justo el año antes, el alquiler de una embarcación para cumplir la misma función se cerró en menos de 150.000 euros.

Apeló a la «tradición» para justificar el fondo social de la APV. Tal y como denunció la Intervención del Estado, se trata de un instrumento sin ningún amparo legal, que registró un gasto de personal directivo, técnico y del presidente del 1% de la masa salarial.

El presidente de la Autoridad Portuaria percibió una indemnización por vivienda. Unos 11.000 euros pese al rechazo del ministerio, según consta en los informes de los auditores, que desembocaron en la denuncia. Aznar declaró que entendió que podía cobrarla y cuando le llegó la negativa, la acató.

Otro asunto controvertido fue la adjudicación a MSC, por 3,5 millones de euros, de la obra de demolición del tacón de un muelle del Puerto. Aznar se defendió en que fue aprobado por el Consejo de Administración y que se trataba de una actuación prevista. Se aprovechó que la citada empresa estaba haciendo unas obras allí para adjudicárselo. Según Europa Press, admitió que se antepuso el interés económico a una formalidad. Esta obra generó en años posteriores un gran beneficio para el recinto, según el declarante.

Aznar, a lo largo de su declaración, insistió en numerosas ocasiones en que todas sus decisiones encontraron el respaldo del consejo de administración. Destacó también la austeridad de su gestión. El juez o el fiscal, la versión varía según las fuentes consultadas, le llegaron a contestar: «No hemos visto ninguna austeridad».

..................................................................................................................................................


En diario LEVANTE:

El presidente del puerto declara al juez que el Estado ha fiscalizado y avalado todos los gastos

El juez imputa al presidente del Puerto de Valencia por las irregularidades de los gastos















Ramón Ferrando LEVANTE | valencia

Rafael Aznar defendió ayer durante seis horas y media su gestión en el puerto al declarar como imputado por los supuestos delitos de malversación y prevaricación por gastos millonarios supuestamente irregulares. El fiscal del caso basó su interrogatorio en el informe de la Intervención General de la Administración del Estado. Aznar insistió durante su declaración en que todas sus decisiones estaban fiscalizadas y fueron avaladas por la Abogacía del Estado, el consejo de administración de la Autoridad Portuaria, el Tribunal de Cuentas y Puertos del Estado. El interrogatorio se centró en el gasto de tres millones de euros para la ampliación del muelle de MSC, en la inversión de otros tres millones para construir un puente utilizado por la empresa privada Valmor para la Fórmula 1, en el patrocinio del Palau de las Arts y la compra de entradas de la Fórmula 1, en el barco del puerto „rebautizado por Aznar como «vehículo institucional»„, en la casa en la que vive el responsable del puerto, en la contratación de sus hijos por empresas que han trabajado para la Autoridad Portuaria y en el despido supuestamente improcedente de dos directivos que puede costar medio millón de euros.

El presidente del puerto aportó documentación para justificar que las decisiones que adoptó estaban avaladas por el consejo de administración y supervisadas por la Abogacía del Estado y los órganos que se encargan de fiscalizar el funcionamiento de la entidad pública. Aznar insistió en que su gestión ha sido positiva para el puerto porque tiene beneficios a pesar de la crisis.

Sin embargo, la Fiscalía no cuestiona la gestión de Aznar sino la posible comisión de delitos por supuestamente no respetar las normas de contratación o por el adelanto del dinero para el puente de la Fórmula 1 que necesitaba Valmor. El presidente de la Autoridad Portuaria insistió en que la que decisión se tomó con el informe favorable del abogado del Estado y que el puente era de interés para la ciudadanía porque permitía un nuevo acceso al puerto. El fiscal insistió en por qué el puerto le ha perdonado a Valmor los tres millones que costó la pasarela y Aznar señaló que la Abogacía del Estado concluyó que la empresa que organizaba las carreras „que finalmente fue absorbida por el Consell„ debía pagar la mitad del coste en un plazo de trece años.

El fiscal también cuestionó el desembolso de 3,5 millones de euros que realizó la Autoridad Portuaria para el muelle de la terminal de cruceros de MSC. Rafael Aznar subrayó que la demolición de parte del muelle para permitir el atraque de barcos ha sido buena para el puerto. La inversión en las obras ha sido cuestionada por el Tribunal de Cuentas y la Intervención General.

El fiscal incidió en la contratación de tres hijos de Aznar con empresas que han estado en la órbita del puerto. El presidente de la Autoridad Portuaria defendió que sus hijos son ingenieros, dominan idiomas extranjeros y fueron contratados por sus «méritos y capacidad». Uno de los hijos trabajó como camarero en el catering de la Fórmula 1 y Aznar le replicó al fiscal qué tenía que ver eso con la investigación y reiteró que ninguna empresa ha recibido trato de favor.

Sobre el patrocinio del Palau, Aznar aseguró al juez que una de las funciones del patronato era colaborar con la ciudad y además permitía un uso comercial. El presidente de la Autoridad Portuaria añadió que el puerto de Barcelona patrocina al Liceo, el de Bilbao al Guggenheim y el de Gijón a los premios Príncipe de Asturias. El abogado de Aznar va a presentar hoy una petición al juez para que archive el procedimiento. Fuentes próximas al caso apuntaron que en los próximos días podría ser citado como testigo el abogado del Estado para constratar las versiones de Aznar y los otros tres imputados
Rafael Aznar defiende que actuó respaldado por el Estado
El presidente del Puerto de Valencia ha declarado cerca de 6 horas - Justifica que las entradas compradas para la F1 y el Palau eran un gasto social y que sus hijos están suficientemente preparados para ocupar cargos importantes

No hay comentarios:

Publicar un comentario