martes, 17 de noviembre de 2015

NUEVO BLOG: EL EXTRANJERISTA


El extranjerista:
Aventuras y desventuras de una abogado de extranjeros en un país de locos:


LAS PAREJAS DE HECHO ENTRE EXTRANJEROS Y ESPAÑOLES EN LA COMUNIDAD VALENCIANA


PARTE DE GUERRA

El siguiente episodio bien podría contarse metafóricamente como una guerra en la que el bando gubernamental intenta evitar por todos los medios que la constitución de pareja de hecho entre un nacional de la Unión y un extracomunitario suponga para éste el alcance de ningún derecho, y el bando de la sociedad civil, que pretende el acceso a los derechos propios de los familiares de ciudadanos de la Unión. Como en toda guerra, se han sucedido las batallas, unas ganadas por un bando, otras por otro.

La Directiva 2004/38/CE estableció el reconocimiento de derechos de residencia y trabajo a los familiares de los ciudadanos de la Unión en todo su territorio, y entre esos familiares se señalaba “b) la pareja con la que el ciudadano de la Unión ha celebrado una unión registrada, con arreglo a la legislación de un Estado miembro, si la legislación del Estado miembro de acogida otorga a las uniones registradas un trato equivalente a los matrimonios y de conformidad con las condiciones establecidas en la legislación aplicable del Estado miembro de acogida”.

Ante tal imposición, y dado que al gobierno español le parecía que una unión de hecho era una forma “muy fácil” de conseguir tal acceso a derechos por parte de un inmigrante, optó por el subterfugio, y en el desarrollo de la Directiva, hecho por el RD 240/2007 reconoció la calidad de incluido en el régimen a “b) A la pareja con la que mantenga una unión análoga a la conyugal inscrita en un registro público establecido a esos efectos en un Estado miembro de la Unión Europea o en un Estado parte en el Espacio Económico Europeo,” pero añadiendo el requisito de “que impida la posibilidad de dos registros simultáneos en dicho Estado,”.

La jugada estaba servida: al ser los registros de parejas de hecho en España de competencia autonómica, nadie puede cumplir tal requisito, salvo que junto con el certificado de pareja de hecho de la Comunidad Valenciana, vg, se presentaran catorce certificados negativos del resto de comunidades autónomas. De esa manera se conseguía incumplir de facto la obligación establecida por la Directiva...




No hay comentarios:

Publicar un comentario