martes, 23 de agosto de 2016

EN LA DESEMBOCADURA DEL VIEJO CAUCE ESTÁN PENDIENTES LA CONSTRUCCIÓN DE UN COLECTOR DE AGUAS PLUVIALES Y OTRAS OBRAS


Para evitar inundaciones en el final del cauce histórico hay que igualar la altura de las dos márgenes el río antes del puente de astilleros y que el cauce salga al mar a cielo abierto... y además nos falta un colector y un depósito de tormentas.

El diario "Las Provincias" recoge que:

En Valencia quedan importantes obras de infraestructuras por realizar, aunque carecen de financiación. Se trata de la prolongación del colector del cauce histórico, entre el puente del ferrocarril y la desembocadura, necesario para el
 ajardinamiento de esta parte del Turia. La Generalitat (o la Confederación Hidrográfica del Jucar, según el concejal Vicent Sarriá) debe aportar al menos 40 millones de euros.

El edil comentó que en estaciones de bombeo de aguas pluviales y pasos inferiores se han realizado simulacros de inundaciones. Es el caso de Malvarrosa, Marcos Sopena, el depósito de tormentas del paseo de Neptuno, Doctor Lluch, Nazaret y la calle Ibiza.

El sistema está formado en Valencia por nueve grandes estaciones de bombeo de aguas residuales (Malvarrosa, Ibiza, Dr. Lluch, Nazaret, Gascó Oliag Cantarranas, Marcos Sopena, Ronda Norte I y II y Cano de la Molinera). La capacidad total de bombeo es de 43,1 metros cúbicos por segundo.

Otras 22 estaciones de bombeo en pasos inferiores que evacuan las aguas pluviales, así como nueve grandes compuertas de derivación de caudales de colectores secundarios a otros más grandes. Tres grandes aliviaderos llegan al mar desde Vera, el viejo cauce y el azarbe del nuevo cauce. La red de Valencia cuenta también con 47 estaciones, compuertas y aliviaderos. Respecto a los depósitos de tormentas, hay dos en servicio en el paseo de Neptuno y La Torre. El concejal comentó que la revisión del Plan General mantendrá la reserva de terrenos para el resto de recintos pendientes, entre los que recordó uno en la desembocadura del (viejo) cauce histórico y otro en la ronda norte.

Estos depósitos sirven para retener el primer caudal de agua de lluvia, sucia por la contaminación del tráfico y que por lo tanto la planta depuradora de Pinedo no es capaz de tratar de manera adecuada. Desde estos enormes contenedores subterráneos se envía poco a poco hacia la instalación.

Las Provincias, 22/08/2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario