domingo, 7 de mayo de 2017

VICENT SARRIÀ, CONCEJAL DE URBANISMO: "LAS VÍAS DEL TREN SON EL MURO DE BERLÍN DE VALÈNCIA"


2/05/2017 -  Valenciaplaza. Dani Valero.
VALÈNCIA. El socialista Vicent Sarrià, concejal de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de València, camina hacia la segunda mitad de la legislatura con la esperanza de resolver uno de los asuntos más complejos del área que dirige: el proyecto urbanístico y ferroviario del Parque Central que ha de soterrar las vías del tren en la ciudad y dotarla de un importante núcleo verde ajardinado. El Ministerio de Fomento trató de adelgazar significativamente esta millonaria inversión, a lo que el consistorio replicó con una propuesta de división de la actuación en varias fases para tratar de mantenerla a salvo y lograr su pronta puesta en marcha. Todo para poner fin a lo que considera "el Muro de Berlín" de València: las vías del tren en superficie que, a nivel urbanístico, dividen la ciudad. Sobre esta y otras cuestiones reflexiona el dirigente en esta entrevista concedida a Valencia Plaza.

-¿Cuál es el minuto y resultado del Parque Central?

-Desde el inicio de la legislatura hemos hecho un gran esfuerzo por desbloquear la paralización existente, fruto de la marginación del Ministerio de Fomento. Como se recordará, el Gobierno optó en la anterior legislatura por desdecirse de todos los compromisos que se habían adquirido en cuanto a la remodelación de la red arterial ferroviaria de Valencia y transformó la actuación en una mera cuestión urbanística. Nosotros, en vista de que se trataba de un problema de costes y de plazos, al inicio de la legislatura mantuvimos reuniones con la entonces ministra Ana Pastor con el objetivo de hallar alternativas a la ejecución del proyecto original -que no es solo un parque, es una actuación esencial para hacer viable el Corredor Mediterráneo, porque el actual túnel de Serrería va a entrar en colapso en cualquier momento por su falta de capacidad y eso obliga a habilitar el túnel pasante desde el norte de la ciudad hasta el centro cuanto antes para asumir el tráfico de pasajeros.

-Pero Fomento no Parece estar muy por la labor de construirlo...

-El año pasado el Gobierno proponía una alternativa en la que volvía a reconocer la necesidad de ese túnel pasante, pero en la que planteaba la necesidad de -en vez de ejecutar la propuesta original del convenio, la que contempla el túnel pasante, la estación diseñada por Portela y el soterramiento del canal de acceso sur a la Estación del Norte de la Avenida García Lorca- optar por una fórmula más económica en la que el canal de acceso fuera de un solo nivel en lugar de tener dos, una estación contra-apeada en una segunda fase y desarrollar el eje pasante del norte ya en una tercera fase. Entonces se estableció una comisión ejecutiva y una comisión técnica para valorar las distintas alternativas y recientemente hemos llegado a la conclusión de que la mejor opción que podríamos aceptar -más allá de la original, que sería la ideal- sería ejecutar en dos fases el proyecto.

En una primera fase se ejecutaría el canal de acceso sur a la Estación del Norte, lo que permitiría solventar y ejecutar la Avenida García Lorca, donde actualmente las vías del tren dividen la ciudad en dos; y en una segunda fase se harían la estación de Portela del proyecto original y el túnel pasante desde el norte de la ciudad hasta el centro. Obviamente estamos hablando de alternativas técnicas. Después tendríamos que ponernos de acuerdo sobre la financiación, que debería ser asumida en su mayoría por Fomento por tratarse de una operación ferroviaria. Estamos pendientes de la convocatoria del consejo de financiación por parte del nuevo ministro para tratar de validar esa alternativa y marcar unos plazos de ejecución.

-¿Confía en que acepten su propuesta de ejecutar el proyecto en dos fases?

-Desde el Ayuntamiento hemos intentado mantener desde el principio una actitud positiva, tender nuestra mano para encontrar las soluciones necesarias y poder ejecutar una obra que es imprescindible para el Corredor Mediterráneo y que tendría una importante consecuencia para la ciudad, que sería superar el Muro de Berlín que son las vías del tren para Valencia en toda su vertiente sur y que suponen una brecha inasumible desde el punto de vista urbano.

-¿Estará este año la parte del parque de Malilla y Ruzafa?

-Es la intención. Estamos ejecutando la fase 1A, la parte del parque que recae en Malilla y en Ruzafa y que ya es visible para los ciudadanos que se acerquen. Nosotros la cuestionamos en su momento por responder a la reformulación que se hizo ante la nula voluntad de Fomento de ejecutar la parte ferroviaria. Pero supone el 40% del parque y también hay que desarrollarla. Previsiblemente a final de este año estará completada, gracias al esfuerzo financiero del Ayuntamiento. Antes de verano procederemos a la plantación de especies vegetales.

-¿Cómo avanza la reforma del PGOU para legislar los apartamentos turísticos? ¿Tienen ya un modelo definido sobre cómo se quiere regular?

-En estos momentos la delegación de economía que dirige Sandra Gómez está haciendo un trabajo de diagnosis fundamental para conocer realmente el alcance de lo que supone el fenómeno de los apartamentos turísticos en València, y estamos esperando a conocer las conclusiones para realizar las modificaciones que haya que realizar en función de un análisis real y riguroso. Estamos ante un fenómeno nuevo que hay que estudiar en profundidad.

-Se estaba haciendo un mapa para saber cuántos apartamentos había por barrio. ¿Cuáles son los más saturados? ¿Se limitarán los apartamenos según la saturación de cada zona?

-Es uno de los factores a tener en cuenta, aunque no el único. Todos los aspectos que forman parte del estudio serán relevantes a la hora de tomar una decisión. La voluntad del Gobierno municipal es hacer compatible la regulación de los apartamentos turísticos que actualmente están fuera del marco legal, y hacerlo respetando las zonas residenciales y los derechos de los residentes.

-¿No teme que eliminar las pasarelas de la Av. del Cid se interprete como una actuación contra el coche que tampoco beneficia tanto al peatón?

-Las pasarelas nacen en una época de eclosión del vehículo privado, en la que se diseñaban las vías para acudir lo más rápido posible a cualquier parte y se deshumanizaban las ciudades. Es una cuestión que llevábamos en el programa electoral y que forma parte del concepto de movilidad sostenible que están aplicando la mayor parte de las ciudades de nuestro rango. No se trata de ir contra el coche, se trata de recuperar el espacio público, de que las calles sean calles y no autopistas. El caso de la Avenida del Cid, como lo será en el futuro la Avenida Ausias March, estamos ante auténticas autopistas urbanas. Además es una vía de penetración hacia el centro que concluye en un embudo. La tendencia es calmar el tráfico y recuperar la normalidad en los movimientos peatonales, y en la Avenida del Cid esto pasa por eliminar las pasarelas. Además, cabe subrayar que tienen un tráfico muy reducido -como puede observar cualquiera-, y que son del año 70 y están muy deterioradas, de modo que prácticamente deberíamos hacerlas de nuevo si no las retiramos.

-¿De verdad los vecinos de Nazaret van a tener una playa?

-Los vecinos de Nazaret van a tener una solución a un problema que se arrastra desde los años 90, tras años de desidia municipal a la hora de ejercer la suficiente presión sobre el puerto para que se cumpliera el convenio firmado en 1985 y así compensar la ampliación realizada a costa del barrio. Ha sido un proceso difícil, pero el Puerto ha comprendido que tenía que mantener una buena vecindad con lo que tiene al otro lado de la valla. Se ha conseguido mucho más de lo que se planteaba en la anterior legislatura. El acuerdo contempla que se trabaje por fases. La zona contará con un parque de cabecera, y en ese parque de cabecera es donde tenemos la intención de que, a través del diseño, se incorpore de alguna manera el pasado marítimo de Nazaret. Cómo se materializará, lógicamente, se decidirá en el proyecto. Podría ser mediante una playa urbana o recurriendo a deportes náuticos.

-¿Y metro? ¿Tendrán servicio algún día en el barrio o deben olvidarse para siempre del proyecto de la T2?

-Nuestra voluntad es que el gobierno de la Generalitat -siendo conscientes de la realidad económica que ha heredado el Consell- busque fórmulas para poner en funcionamiento la parte más viable, que es el tramo de infraestructura entre Nazaret y la calle Alicante en el que la obra está hecha. Queremos buscar soluciones en el plazo de tiempo más corto posible y en función de la disponibilidad presupuestaria. La estimación para su puesta en funcionamiento es de entre 120 y 140 millones de euros. No es fácil lograrlo dada la situación financiera, pero hay voluntad política para lograrlo, al menos para encontrar una solución durante esta legislatura que permita abordar el proyecto. 

-¿Podría hacer algo más la Generalitat para reactivar este proyecto?

-Ha voluntad política, y nos consta por parte del Presidente de la Generalitat que se van a estudiar las fórmulas para hacer viable la puesta en funcionamiento de ese tramo. Otra cosa es la disponibilidad presupuestaria que exista...

-¿Cómo es la relación con la concejal María Oliver tras el choque por la propuesta de la Universidad Europea para instalarse en el Cabanyal?

-Más que un choque de posturas lo que hubo fue enfoques distintos -pero complementarios- sobre esta inversión. Lo que planteó la Universidad Europea fue ubicarse en unos suelos que en estos momentos son municipales o de la sociedad Plan Cabanyal. En principio a nosotros nos parecía una propuesta interesante, y la opción que veíamos más adecuada era la de permutar suelo por unos terrenos en la Malvarrosa. Desde el área de patrimonio se planteó estudiar otras fórmulas que a día de hoy no se han concretado. Ellos la están valorando todavía.

-Se le ha criticado por impulsar los cambios en la avenida de Aragón o en el barrio de Patraix sin consultar a Movilidad. Y viceversa: a Giuseppe Grezzi se le acusa de actuar sin consensuar con sus socios…

-Por razones obvias la colaboración es constante e inevitable entre las concejalías de Desarrollo Urbano y Movilidad. La tónica general es de colaboración y cooperación, como no podría ser de otra manera. El caso de Aragón fue un falso caso. La actuación que se hizo afectaba a muy pocas plazas de aparcamiento. Desde algunos ámbitos se quiso magnificar lo que era una acción muy puntual. En general la relación es buena.

-¿En qué situación ve al PSPV en la ciudad? ¿Le preocupa que la visibilidad de su partido sea mucho menor que la de Compromís por el hecho de que ostenta la alcaldía de València?

-Visibilidades aparte, independientemente de que nos habría gustado obtener un mayor respaldo electoral, lo que era obvio es que la mayoría de la ciudadanía había apostado por un cambio de época. Nosotros, con generosidad, decidimos apoyarlo y aportar lo mejor de nuestra experiencia como partido de gobierno. Esto es más que una cuestión electoral, es la voluntad de cambiar las cosas de forma solidaria con los compañeros de Compromís y València en Comú. Yo creo que estamos haciendo un trabajo muy importante, y es verdad que hay veces que nos gustaría que ese trabajo tuviera más visibilidad -algo en lo que tienen mucho que ver los medios de comunicación-. Pero no es lo que más nos preocupa. Lo que más nos preocupa es poner a València en una senda distinta.

-¿Susana Díaz, Pedro Sánchez o Patxi López?

-Yo creo que en estos momentos la persona que reúne mejores cualidades para dirigir el partido después de una fase difícil y de unos resultados electorales que no han permitido al PSOE conformarse como alternativa de gobierno es Susana Díaz. Tiene experiencia de gobierno, viene de haber ganado las elecciones, de haber demostrado capacidad para conectar con el electorado, pero además es una persona que responde a los clásicos valores socialistas. Creo que es la persona que mejor puede cohesionar al partido y volver a ponerlo en la senda de ganar las elecciones. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario