viernes, 1 de diciembre de 2017

LA MARINA INCORPORARÁ UN NUEVO TRAMO DE LA DÁRSENA PARA USO CIUDADANO


La apertura total de la zona sur hasta la lonja de pescadores tendrá que esperar al traslado de varias empresas al polígono náutico

L. S., 24 noviembre 2017, Las Provincias
La Marina de Valencia incorporará un nuevo tramo de la dársena interior al disfrute ciudadano. La previsión es que las obras comiencen el 11 de diciembre y consistirán en la retirada de las vallas que limitan el acceso al público frente a las bases de los antiguos equipos de regatas de Francia y Nueva Zeland en la última edición de la Copa América, en 2007.

El área de actuación se encuentra en la zona sur, junto al edificio de la antigua estación marítima, y una vez se retiren los obstáculos permitirá a los ciudadanos pasear desde el edificio del Varadero a la antigua base cuatro. Esta actuación incluye también la dotación de mobiliario urbano para que el nuevo espacio resultante se convierta en un reclamo que atraiga al puerto a vecinos y visitantes extranjeros, según detallan desde la Marina.

«Hace más de dos años se inició el proceso con la apertura de la dársena recayente a las bases norte, que actualmente es sede de La Marina de Empresas, y que ha permitido el paso libre de viandantes y ciclistas, y ahora se da un paso más», explica Vicent Llorens, director general del Consorcio Valencia 2007.

A pesar de ello, quedará pendiente una última fase para unir de forma definitiva el varadero hasta la lonja de pescadores. La entidad prevé terminar el paseo junto al mar a lo largo de 2018. Y añaden, a continuación, «se procederá a la habilitación de una extensión de otros 9.000 metros cuadrados frente a los tinglados 4 y 5 destinada a zonas ajardinadas».

Sobre el calendario de las obras finales junto a la lonja de pescadores, Vicent Llorens, adelanta que «para hacer factible el último tramo habrá que esperar a que se trasladen al polígono náutico cuatro o cinco empresas que todavía tienen sede en las últimas bases». Y añade que el polígono náutico «está preparado, pero hace falta hacer una modificación del plan especial de la Marina para permitir una mayor volumetría del polígono».



La Marina eliminará todos los aparcamientos indebidos para ganar espacios peatonales

- La Marina eliminará todos los aparcamientos indebidos para ganar espacios peatonales
- La previsión es abrir 3,5 hectáreas de plazas y jardines tras constatar que un 74% de los conductores no se quedan en la Marina

P. MORENO, 29 noviembre 2017, Las Provincias
La Marina de Valencia dejará de ser un mero aparcamiento, función que ha tenido los últimos lustros en todos los espacios disponibles entre los tinglados, los aledaños del antiguo circuito de Fórmula 1, el edificio del Reloj y la antigua estación marítima, por citar algunos de los enclaves más significativos. Para ello, el Consorcio Valencia 2007 ha puesto en marcha un plan de reordenación que mantendrá 1.450 plazas de estacionamiento y eliminará todas las indebidas con la apertura de espacios peatonales, colocación de mobiliario urbano, jardines y hasta carriles bici.

Dos consultoras externas han llevado a cabo encuestas a conductores y viandantes, para elaborar un perfil antes de realizar cualquier obra. Fuentes de la entidad indicaron que «sólo un 26% de la gente que viene a la Marina lo hace en coche y en el caso de los turistas, este porcentaje se reduce al 7%».

¿Cómo es entonces que la dársena interior está siempre abarrotada de vehículos? La razón se debe a que un 71,4% de los conductores que estacionan en los aparcamientos gratuitos no son visitantes del recinto, según otra de las conclusiones de las encuestas. Se trata de personas que pasan el día en la playa del Cabanyal o se dirigen a los barrios del Grao y el Canyamelar.

El plan liberará todo el entorno de los tinglados para aceras, zonas de descanso y juegos

La previsión es que la reordenación permita la apertura de 35.000 metros cuadrados de espacios libres, concentrados en los alrededores de los tinglados 2, 4, y 5, aunque también a ambos lados de la calzada del antiguo circuito. Las mismas fuentes consideraron que los 15 metros de anchura de la calzada son una barrera en si misma, por lo que se estudia a medio plazo estrecharla en favor de aceras o zonas de descanso, entre otros elementos. En total, se quiere culminar en cuatro años.

La intención es que la ejecución de este plan dure alrededor de un año y medio, tras lo que llegará la siguiente parte, adelantada por la entidad el pasado agosto. Tanto el aparcamiento en superficie como el subterráneo, este último junto al Veles e Vents, serán de pago.

Las tarifas ya están perfiladas con distintos tramos para hacerlas flexibles. «El 58,9% del estacionamiento actual en zonas gratuitas tiene una duración de entre 10 y 11 horas, lo que supone una rotación muy baja para la oferta de estacionamiento», comentaron. Una vez resueltos algunos detalles se presentará a los empresarios de la Marina, los concesionarios del Consorcio, dado que se pretende que sean los primeros beneficiados de este sistema.

«El esquema de accesibilidad del recinto es poco ordenado, redundante con las avenidas J.J. Dómine y Manuel Soto, y genera atajos para quienes quieren evitar los semáforos de los viales urbanos. Por ejemplo, en la hora punta de la mañana, circulan frente a los tinglados 4 y 5, una media diaria de 833 vehículos que se dirigen al puerto atravesando el espacio de la Marina», comentaron como otro de los problemas de la dársena.

En el entorno del tinglado 2, el primero donde se actuará, se pasará de un aparcamiento de 147 coches a medio centenar regladas. La idea es que arbolado, espacios de estancia, elementos de sombra y lugares de juego, junto a la recuperación del propio recinto portuario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario