lunes, 23 de abril de 2018

EL ÚLTIMO INTENTO PARA ACABAR CON EL MAL OLOR DEL TURIA EN NAZARET


- La Fundación Aguas de Valencia aplicará técnicas novedosas para regenerar el río. 
- El ente aportará 140.000 euros para desarrollar el proyecto y estudios 

Cristóbal Toledo, 20/04/2018 El Mundo
El Ayuntamiento firma hoy el convenio de colaboración para regenerar este tramo. Hubo un tiempo en que el Turia descargaba de manera natural en Nazaret a través de su viejo cauce. Entonces, sus aguas llegaban en buenas condiciones a la desembocadura y no generaban demasiados problemas a los vecinos del histórico barrio marítimo. La construcción del nuevo cauce, sin embargo, cambió radicalmente la situación del antiguo lecho fluvial. El agua seguía llegando al tramo final del río, pero lo hacía a cuentagotas y se estancaba antes de llegar al mar, generando graves problemas de olores y de contaminación en todo el barrio. Una situación que se agravó con la presión urbanística destada en Valencia que acabó por convertir aquella antigua desembocadura en una suerte de alcantarilla. Hasta tal punto ha llegado el problema, denunciado reiteradamente por los vecinos de Nazaret, que el Ayuntamiento de Valencia oxigena periódicamente el agua estancada para evitar al menos los malos olores que desprende. 

Ahora, el Ayuntamiento de Valencia va a firmar un acuerdo de colaboración con la Fundación Aguas de Valencia para tratar de recuperar el tramo final del antiguo cauce del Turia, eliminar los olores y reducir los lodos acumulados. La Junta de Gobierno del consistorio aprobará hoy el convenio, que no supondrá ningún desembolso para las arcas municipales, ya que se financiará exclusivamente con una aportación de algo más de 140.000 euros de la Fundación, según la documentación a la que ha tenido acceso este periódico. 
El proyecto contempla la «biorremediación del lecho del río» mediante la confección de estudios de investigación» y aplicando «técnicas novedosas» para buscar una solución al problema de Nazaret que puedan ser extrapoladas a otras zonas con una problemática similar. «Será un trabajo multidisciplinar, donde participarán técnicos especialistas en microbiología de lechos acuáticos, analistas tanto de aguas como de fangos, especialistas en tratamiento de lodos, etc», recoge el acuerdo de colaboración. 

El objetivo prioritario del programa, en cualquier caso, es la eliminación de olores, la reducción de lodos, la mejora general de la calidad del flujo del agua y el restablecimiento de una población bacteriana «altamente efectiva y endémica de aguas salubres». Por su parte, el Ayuntamiento de Valencia colaborará en la supervisión de los trabajos ejecutados a través de los técnicos del Ciclo Integral del Agua, un departamento que dirige el concejal Vicent Sarrià. El tramo sujeto a las investigaciones comprende desde l'Assut de l'Or hasta el puente de Astilleros, la zona más afectada por el estancamiento de aguas y que genera mayores conflictos. Tantos, que los vecinos de Nazaret han reclamado insistentemente al consistorio una solución definitiva. 

Hasta diciembre 

El convenio que se debe rubricar esta mañana en la Junta de Gobierno mantiene que la finalización del proyecto será, en cualquier caso, el día 31 de diciembre de 2018, fecha en la que, presuntamente, debe haberse devuelto «el medio ambiente alterado a su condición natural en el tramo afectado». Con la mediación de la Fundación Aguas de Valencia, el consistorio quiere cerrar definitivamente un problema que se arrastra durante mucho tiempo y que no se ha conseguido solucionar pese a los reiterados intentos realizados desde la administración más allá de la oxigenación periódica del último tramo. Y es que, tras el desvío del cauce, el flujo de agua es mínimo y provoca el estancamiento antes de que alcance el mar. Una situación que los técnicos de la Fundación prevén revertir.

http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2018/04/20/5ad8d24fe2704eba4a8b45c9.html


La regeneración del cauce del río con bacterias se estudiará para la Albufera

Un proyecto pionero en València eliminará los lodos y malos olores del final del cauce en seis meses

Hortensia García | València 21.04.2018 | Levante EMV
El proyecto de regeneración ambiental con bacterias, pionero en València, que llevará a cabo la Fundación Aguas de València en el tramo final del cauce del Turia permitirá en seis meses una mejora considerable en la calidad del agua de esta zona, eliminando los malos olores que sufren los vecinos de los barrios próximos, como el de Natzaret, y los episodios de mortandad de peces que se repiten todos los veranos. Si el método funciona podría aplicarse a otros espacios naturales como el lago de la Albufera para descontaminar los lodos del fondo, según informó ayer el concejal del Ciclo del Agua, el socialista Vicent Sarrià, tras la firma del convenio con Global Omniun (Aguas de València), que supondrá una inversión de 140.000 euros.

El proyecto de regeneración o biorremediación se desarrollará a lo largo de seis meses, en los que harán aportes al agua semanales, manuales y mecánicos, de 10.000 litros de reactivos con bacterias, en total se inyectarán 240.000 litros en medio año.

Tal como avanzó este diario, se intervendrá en el tramo del antiguo cauce del Turia, entre la Ciudad de las Artes y las Ciencias y el puente de Astilleros, con el objetivo de recuperar «la calidad medioambiental» de este espacio. La regeneración del agua, apuntó Sarrià, permitirá avanzar en el acondicionamiento provisional y «adecentar» para los vecinos el tramo final del Jardín del Turia .

La biorremediación es un proceso en el que se utilizan microorganismos (bacterias) o sus enzimas para devolver a su condición natural el medio ambiente natural alterado por la acción humana en un entorno. Esta práctica, que se ha llevado a cabo «con éxito» en diferentes países como Sudáfrica o China, disminuye los sedimentos orgánicos y mejora la calidad ambiental.

Sarrià y el consejero delegado de Global Omnium, Dionisio García,firmaron ayer el convenio para la recuperación del tramo final del río, una intervención provisional «mientras llegan las actuaciones urbanísticas y de infraestructuras previstas en esta zona de la ciudad», apuntó el concejal. Sarrià aseguró que la construcción del colector norte en el tramo final del río es una intervención económicamente costosa en la que se buscará la participación de la CHJ y de la Generalitat. «Es una obra que el ayuntamiento no puede abordar en solitario», destacó el concejal.

La ejecución del tramo final del Jardín del Turia está pendiente del desarrollo urbanístico de los sectores de Moreras y Grao, y condiciona el desarrollo del futuro Parque de Desembocadura, junto a Natzaret, donde se incluye una playa artificial. Sarrià explicó que en la actualidad el problema de este tramos son los lodos contaminantes que se acumulan en el fondo del río tras años de haber sido utilizado como alcantarilla. La calidad del agua ahora es buena, el problema son los fangos del fondo, destacó Sarrià.

Descarga de bacterias naturales

Las bacterias que se aportarán «transformarán los lodos en materia inerte y eliminarán así la causa de la fermentación y las molestias». Los responsables de Omnium explicaron que para inyectar los microorganismos se harán semanalmente descargas de bacterias específicas en tres puntos de la zona sobre la que se va a actuar. Dos de ellos estarán situados en la parte inicial del último tramo del antiguo cauce y otro en una zona intermedia. El representante de Global Omnium subrayó que se trata de «bacterias naturales», no modificadas genéticamente. Añadió que se va a actuar «de distintas maneras» en el espacio que se va a tratar teniendo en cuenta que tiene diferentes calados, que hay espacios en los que se combina el agua dulce y la salada y los cambios de temperatura.


No hay comentarios:

Publicar un comentario