Últimes notícies sobre el barri de Natzaret

martes, 28 de agosto de 2018

EL BARRIO "IDEAL" DEL GRAO TOMA FORMA


El planeamiento de la última bolsa de suelo del frente marítimo reserva casi la mitad de superficie a parque

Hortensia García | valència 26.08.2018 | Levante EMV
Urbanismo «sostenible». El PAI revisado por el Govern de la Nau para abaratar costes de urbanización y ajustarse a los preceptos del urbanismo sostenible gana masa verde (un 42 % del suelo será parque) y liquida gran parte del circuito de F1. El nuevo diseño (está por ver si definitivo) prevé 20 rascacielos y un paso elevado sobre las vías que ya ha generado debate.

El nuevo diseño para el Programa de Actuación Intregrada (PAI) del Grao que acaban de presentar los arquitectos José María Tomás y Remedios Vicens al ayuntamiento para dar viabilidad a este sector urbanizable estratégico de la fachada marítima es el primero de gran envergadura que se desarrolla según los «mandamientos» del urbanismo sostenible, que preconiza el equilibrio dotacional y un espacio público de calidad, habitable y que tenga en cuenta los efectos del cambio climático. El PAI del Grao lleva años en vía muerta por sus elevadas cargas de urbanización. El actual gobierno tripartito de la ciudad encargó hace un año al arquitecto valenciano Jose María Tomás la reformulación del sector, cuyo diseño ya fue objeto en 2005 de un concurso internacional de ideas con motivo de la Copa del América y que ganaron «ex aequo» Jean Nouvel (y Tomás como socio local) y el despacho alemán GMP.

Aquel diseño, donde aparecía por primera vez la idea del «delta verde», suponía la construcción de un moderno barrio con rascacielos, canales navegables, arquitectura singular y amplias avenidas para el tráfico. Con la irrupción de la Fórmula 1 (el viernes se cumplieron 10 años del primer gran premio), Tomás volvió a recibir el complicado encargo de adaptar el planeamiento al trazado, aprovechando el circuito de las carreras para diseñar los viales, calles y avenidas de la urbanización del Grao.

Fruto de aquel encargo llegó una propuesta que reducía la zona verde y reubicaba los rascacielos entre el trazado sinuoso del circuito. Años más tarde, con el PAI atascado por sus elevadas cargas, entre ellas el propio circuito que la Generalitat y el ayuntamiento impulsaron en la época de Francisco Camps y Rita Barberá, y cuyo coste pactaron repercutir en gran parte a los propietarios del suelo, llega un nuevo diseño (se espera que definitivo) para el futuro barrio de los rascacielos.

El plan parcial, aún manteniendo la edificabilidad residencial y terciaria del anterior planeamiento, introduce cambios sustanciales en materia de movilidad y paisaje. El PAI cumple, según sus autores, 16 directrices que marca el plan especial de Directrices de Calidad Urbana para València que tramita el Govern de la Nau.

La ordenación supone una nueva morfología dentro del modelo de ciudad densa desarrollada en altura y cumple los nuevos mandamientos del urbanismo de calidad, prioridad peatonal y movilidad sostenible.

La concentración de la edificabilidad en altura, la eliminación de gran parte del circuito urbano para ganar espacios verdes y peatonales y la captación de aguas pluviales para recargar el acuífero son algunas de las características del Grao, que pasa de ser una especie de Manhattan a un barrio «ideal» con «rascacielos construidos sobre un parque». El 85 % de la superficie del Grao será espacio libre. Las parcelas edificables representarán el 15 %.

El planeamiento que Tomás ha puesto sobre la mesa del concejal de Desarrollo Urbano, Vicent Sarrià, y que deberá contar con la aquiescencia de los tres socios de gobierno (Compromís, PSPV y València en Comú), contempla una edificabilidad residencial de 284.000 m2, lo que traducido a viviendas son 2.550, y terciaria de 94.900 m2 que se concentrarán en una gran torre de 150 metros de altura (unas 45 alturas), que supondrá un nuevo récord en el «skyline» de València.

Según la memoria del plan entregada hace unas semanas al ayuntamiento, la nueva ordenación del PAI del Grao permite la finalización del Jardín del Turia y la integración de la dársena interior del puerto (la Marina de València) dando continuidad a todo el gran equipamiento urbano del Jardín del Turia e integrándose también al sistema de espacios libres del frente litoral y la playa de las Arenas.

Pasar por encima de las vías
Una de las novedades que incorpora el plan es la solución provisional para salvar el obstáculo de las vías ferroviarias de la línea Tarragona-Castelló que atraviesan este sector en superficie. Mientras llega la prolongación del túnel ferroviario, los urbanistas que han redactado el plan parcial proponen que se construyan pasos elevados mediante pilares y losas de hormigón con una solución exterior ajardinada para salvar el obstáculo. La propuesta de sobrevolar las vías como alternativa al soterramiento no termina de gustar a los vecinos de los barrios del entorno como Natzaret ni a la oposición, que ya ha advertido que los pasos elevados y terraplenes supondrán una barrera. Ya han recordado esta semana el precedente del puente de Giorgeta. Tampoco gusta a València en Comú, cuya portavoz María Oliver ya ha criticado la propuesta y exige que se ejecute el soterramiento de las vías.

El planeamiento que Tomás ha puesto sobre la mesa del concejal de Desarrollo Urbano, Vicent Sarrià, y que deberá contar con la aquiescencia de los tres socios de gobierno (Compromís, PSPV y València en Comú), contempla una edificabilidad residencial de 284.000 m2, lo que traducido a viviendas son 2.550, y terciaria de 94.900 m2 que se concentrarán en una gran torre de 150 metros de altura (unas 45 alturas), que supondrá un nuevo récord en el «skyline» de València.

Según la memoria del plan entregada hace unas semanas al ayuntamiento, la nueva ordenación del PAI del Grao permite la finalización del Jardín del Turia y la integración de la dársena interior del puerto (la Marina de València) dando continuidad a todo el gran equipamiento urbano del Jardín del Turia e integrándose también al sistema de espacios libres del frente litoral y la playa de las Arenas.

Pasar por encima de las vías

Una de las novedades que incorpora el plan es la solución provisional para salvar el obstáculo de las vías ferroviarias de la línea Tarragona-Castelló que atraviesan este sector en superficie. Mientras llega la prolongación del túnel ferroviario, los urbanistas que han redactado el plan parcial proponen que se construyan pasos elevados mediante pilares y losas de hormigón con una solución exterior ajardinada para salvar el obstáculo. La propuesta de sobrevolar las vías como alternativa al soterramiento no termina de gustar a los vecinos de los barrios del entorno como Natzaret ni a la oposición, que ya ha advertido que los pasos elevados y terraplenes supondrán una barrera. Ya han recordado esta semana el precedente del puente de Giorgeta. Tampoco gusta a València en Comú, cuya portavoz María Oliver ya ha criticado la propuesta y exige que se ejecute el soterramiento de las vías.

El planeamiento fomenta los desplazamientos peatonales y en bicicleta incorporando la construcción de un carril bici que recorre todo el barrio.

https://www.levante-emv.com/valencia/2018/08/26/barrio-ideal-grao-toma-forma/1760160.html


Un delta verde más grande que el Parque Central

El plan parcial reformulado por José María Tomás prevé crear aparcamientos en parcelas dotacionales

H. García València 26.08.2018 | Levante EMV
El reformulado PAI del Grao se intenta ajustar a las directrices previstas en el plan de Calidad Urbana de València y establece la prioridad peatonal a través de una red de recorridos para viandantes. También integra el patrimonio arquitectónico y cultural protegido y prevé la rehabilitación como elemento identitario de la Estación del Grao, una de las primeras construidas en España y que se encuentra abandonada y sin uso, y de una antigua planta térmica (en cuyo interior se instalará la subestación eléctrica compactada).

El plan se ajusta igualmente a las directrices de reserva de suelo para VPO y combinación de usos y actividades (residencial, terciario y dotacional) para convertirlo en un barrio para «vivir y trabajar». Uno de los criterios en los que más se incide es la pacificación del espacio público y la jerarquización del tráfico rodado. Esta adecuada separación de tráficos permite abordar la prolongación de la avenida de Francia y del paseo de la Alameda con una sección en la que gana protagonismo el espacio para el peatón. El paseo de la Alameda, tras rodear el cementerio del Grao, se dirige en dirección noreste hasta enlazar con la calle J. J. Dómine, mientras que la avenida de Francia se prolonga en línea recta en dirección al mar hasta encontrarse con el delta verde, que con 16 hectáreas será más grande que la primera fase del Parque Central (11 ha), que está en ejecución.

El ancho de la prolongación de la Alameda y la avenida de Francia se reduce al mínimo, con dos carriles por sentido. El plan parcial propone resolver la cuestión de los aparcamientos acondicionando de manera provisional o definitiva las parcelas dotacionales sin uso para liberar de coches las calles. Los urbanistas incluyen igualmente medidas frente al cambio climático. Las zonas verdes predominarán en este ámbito de 380.000 metros cuadrados, donde 161.000 m2 serán jardines y un delta verde que hará de rótula de conexión entre los tramos finales del Jardín del Turia y la fachada marítima. El aumento de la masa verde y la realineación de los edificios en altura hará posible, afirman los autores del plan parcial, la permeabilidad de los mismos y el paso de la brisa marina para mitigar el efecto «isla de calor». Otra de las medidas para contrarrestar los efectos de las lluvias torrenciales será la implantación de sistemas de drenaje eficientes. La gran cantidad de zonas verdes consigue que la mayor parte del suelo sea permeable.

https://www.levante-emv.com/valencia/2018/08/26/delta-verde-grande-parque-central/1760159.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario