Últimes notícies sobre el barri de Natzaret

miércoles, 29 de agosto de 2018

RIBÓ RECHAZA EL PLAN DEL GRAO ENCARGADO HACE AÑO Y MEDIO Y PIDE QUE SE CAMBIE


Sarrià (PSPV) defiende el proyecto tras la negativa a un puente provisional y la anchura prevista del jardín del Turia

Paco Moreno, 29 agosto 2018, Las Provincias
El diseño del nuevo barrio del Grao, lo que se conoce como el planeamiento urbanístico, se ha convertido en un nuevo motivo de discrepancia entre Compromís y el PSPV, con València en Comú también con una posición crítica. El encargo del Ayuntamiento se aprobó en marzo de 2017 y 17 meses después han surgido las objeciones por parte del alcalde de Valencia, Joan Ribó, quien ayer rechazó el resultado del trabajo para pedir que se rehaga un sector donde se han previsto 3.000 viviendas de nueva planta.

El primer edil cuestionó en primer lugar la anchura que quedará en el tramo del viejo cauce entre el corredor mediterráneo y el puente de Astilleros, donde señaló que el mínimo debe llegar a los 145 metros, es decir, la anterior a la construcción del circuito de Fórmula 1. «Hemos de pensar en un espacio para todos los valencianos, que es la prolongación del jardín del Turia», aseveró.

Otra de las objeciones que puso al proyecto presentado a la empresa municipal Aumsa es que no se contemple el soterramiento de las vías a la salida del túnel de Serrería. «No podemos pensar sólo en el PAI del Grao, sino también en el parque del Turia. Sin soterrar no podemos prolongar el parque y eso afectaría a las Moreras y Nazaret». El documento incluye un puente y una pasarela provisional que salve las vías desde la prolongación de la Alameda, a la espera de un acuerdo con el Ministerio de Fomento que se negocia desde hace lustros.

«Hay otro aspecto importante para mí, como destruir el cuartel de la Guardia Civil, un edificio de la Conselleria de Agricultura y algún otro que pensamos no es lo más razonable», argumentó para abogar así por su mantenimiento. «Hay que hacer una serie de correcciones muy significativas», finalizó.

El encargo de Aumsa ha sido coordinado por el concejal de Desarrollo Urbano, Vicent Sarrià. El edil socialista dijo que la iniciativa está «abierta a debate y aportaciones», para precisar que se ha reunido en varias ocasiones con el alcalde Ribó para explicarle la propuesta, de la misma manera que sentará la próxima semana con María Oliver.

«Resolver el PAI del Grao en este mandato es uno de los retos que nos marcamos desde Urbanismo», subrayó, para recordar que se trata de «uno de los grandes fiascos que dejó el anterior equipo de gobierno». Con este objetivo, dijo que hace un año el pleno municipal encargó a Aumsa un nuevo proyecto de urbanización que atendiera los principales retos de este «sector tan complejo».

Se refirió al soterramiento de la vías del tren, la solución hidráulica en el viejo cauce y su saneamiento, para que esto último permita acondicionar el último tramo del jardín del Turia y la conexión con Nazaret. El edil señaló como otra de las dificultades el pago de los 40 millones de euros a la Generalitat por las obras de urbanización de viales que pertenecían al circuito de Fórmula 1.

Sarrià defendió que el proyecto da «una respuesta adecuada a estos retos» y, además «atendiendo a las directrices de calidad urbana» recientemente aprobadas. «Es un documento abierto y son bienvenidas todas las aportaciones pero para nosotros no se trata de un debate aplazable porque depende completar la fachada marítima, la conexión de Moreras y Nazaret con el conjunto de la ciudad y, en este sentido, debatiremos con quien sea necesario».

Respecto a las objeciones del alcalde aseguró que en las reuniones que han mantenido ya le informó que «el soterramiento de las vías no depende en absoluto de este proyecto sino de Adif aunque el sector hará la aportación que le corresponda, pero no depende del proyecto que aprobemos ahora».

Sarrià consideró por último que el proyecto «contempla adecuadamente recuperar el último tramo del cauce con el condicionante de los actuales viales que hay que amortizar pero que darán una anchura más que razonable al jardín del Turia en su último tramo».

Otras fuentes indicaron que ampliar la anchura del último tramo del viejo cauce a los 145 metros mencionados por Ribó supondría eliminar toda la parte del circuito que se aprovecha como viales en la parte más próxima a la marginal. Esto supondría, indicaron, que el Ayuntamiento debería asumir una parte mayor de los 40 millones en que se ha valorado la inversión de la Generalitat para esta zona del trazado. Los promotores inmobiliarios sólo deben afrontar el pago del pavimento que se mantenga para calles.

El proyecto urbanístico del Grao coincide con varias operaciones de compraventa de solares en el sector, lo que ha avivado la expectativa de que pueda nombrarse un agente urbanizador los próximos meses. Para ello necesita el 50% de las propiedades, o al menos alianzas con otros propietarios. La previsión es que este liderazgo corresponda a las empresas Hayfin Capital y Atitlan Grupo Empresarial.

El plan urbanístico del Grao ya provocó el rechazo de la portavoz de València en Comú, María Oliver, tanto por la construcción de un puente provisional como por las dudas acerca de cómo se resuelve la edificabilidad en torres de gran altura rodeadas de jardines.

El portavoz municipal de Ciudadanos, Fernando Giner, criticó tras conocer la postura de Ribó que «el tripartito ha paralizado los grandes proyectos del Marítimo: la ZAL, Nazaret, el Plan Cabanyal, la Marina y ahora también el PAI del Grao».

El grupo popular también reiteró su rechazo a la solución del paso sobre las vías, para insistir en la necesidad del soterramiento. El edil Alfonso Novo subrayó el perjuicio causado a los vecinos de la prolongación de la Alameda, además de descartar una solución efímera para una reivindicación al Gobierno abierta desde hace varios lustros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario