domingo, 22 de diciembre de 2013


La Sociedad Madrileña de Medicina de Familia y Comunitaria (SoMaMFyC) y el colectivo Yo Sí Sanidad Universal han presentado hoy el Registro Estatal para la Denuncia de la Exclusión Sanitaria (REDES), una herramienta con la que profesionales sanitarios, usuarios y usuarias, así como organizaciones de todo tipo, podrán registrar los casos de vulneración del derecho a la salud.

El fin último de dicha recopilación es visibilizar la situación que viven muchas personas a raíz de la aprobación, el pasado 24 de abril de 2012, del Real Decreto-ley 16/2012 de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud y la calidad y la seguridad de sus prestaciones, a través de la elaboración de informes que saldrán de la explotación estadística y el análisis de los datos recogidos.

Para ello, las organizaciones promotoras han desarrollado un formulario, al que podrán acceder todas aquellas personas y colectivos que dispongan de información sobre esta situación, que afecta a gran parte de la población española.

En este sentido, cabe señalar que, con el fin de garantizar el respeto a la privacidad de los y las afectadas por la exclusión sanitaria, y dar cumplimiento a lo dispuesto en la Ley de Protección de Datos, se ha decidido omitir cualquier referencia que pueda dar lugar a la identificación de las mismas.

Te animamos a que difundas, compartas y registres cualquier caso de vulneración del derecho a la salud.
¡Sol@s no podemos, pero entre tod@s tumbaremos el RDL!


[Pincha aquí para acceder a la noticia completa y a la nota de prensa]

sábado, 21 de diciembre de 2013

Adiós electricidad, luz y calefacción

Adiós electricidad, luz y calefacción

 
http://blogs.publico.es/esther-vivas/2013/12/19/adios-electricidad-luz-y-calefaccion/

Esther Vivas
Nuestra pobreza es invisible. Si en estas fechas no se encendiera el alumbrado navideño porque la administración no pudiese pagar la tarifa de la electricidad, veríamos la noticia en las portadas de los periódicos, en la apertura de los informativos en televisión. Todos pondríamos el grito en el cielo. Si, en cambio, en mi casa no puedo encender la luz, poner el radiador o la lavadora parece ser que esto no importa. Aunque tal situación afecte ya a un 10% de los hogares del Estado, unos cuatro millones de personas. Lo que no se ve, no cuenta.
La pobreza, hoy por hoy, ya no solo implica no tener trabajo, no llegar a fin de mes, no poder pagar la hipoteca o el alquiler sino, también, no poder prender la luz, tomar una ducha o encender la calefacción. Es lo que se llama pobreza energética. Y según la Asociación de Ciencias Ambientales, sus consecuencias son: más problemas de salud, peor calidad de vida y muertes. “Se estima que la pobreza energética es responsable en España de entre 2.300 y 9.300 muertes prematuras”, afirma la asociación. Defunciones que, todo indica, no cuentan.
Y no cuentan porque ante una situación de emergencia social, como la descrita, vemos que el precio de la electricidad no hace sino aumentar. Así se ha anunciado hoy: el recibo de la luz subirá en enero un 11,5%. El Gobierno, una vez más, agacha la cabeza ante las empresas eléctricas, anteponiendo los intereses económicos de estas a las necesidades básicas de las personas como no pasar frío en invierno, cocinar o encender la luz. La usura del capital no sabe de principios ni tiene moral.
En los últimos diez años, el recibo de la luz se ha encarecido un 78% y el precio del kW un 119%, según datos de FACUA, “gracias” a las políticas de liberalización del mercado llevadas a cabo tanto por el gobierno del Partido Popular como del PSOE. El oligopolio de las eléctricas es, en definitiva, quien dicta las Leyes del sector, y así nos va. Si no puedes pagar la factura, adiós electricidad, adiós luz, adiós calefacción. No importa si no tienes ingresos. El PP ya rechazó, en su momento, una tregua invernal para las familias más desfavorecidas.  Me viene ahora la cabeza el eslogan de campaña de Mariano Rajoy en las últimas elecciones: “Súmate al cambio”. Entonces, se “olvidaron” de explicar en qué consistía exactamente el cambio. Dudo, de haberlo hecho, que hubiesen ganado.
Si nos quitan el agua, la luz, la electricidad, como a muchos han quitado, también, sus casas, no nos quedará otra opción que tomar lo que es nuestro. Así lo han hecho durante años diversos movimientos sociales en países del Sur reconectando a aquellos a quienes han cortado servicios esenciales. Lo vemos, también, ahora aquí con la Obra Social de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, ayudando a quienes se han quedado sin hogar, mientras miles de viviendas se encuentra vacías y en manos de bancos. Unos amigos míos ya lo han puesto en práctica y ponen a disposición de quien lo necesite sus “manualidades”. Les animaré a dar un taller, creo que se agotarán las plazas.
.
.

jueves, 28 de noviembre de 2013

Concierto Benéfico a favor de las Casas de Acogida Peter Maurin y Dorothy Day, gestionadas por el ISO.

Sábado 30 noviembre 2013, a las 20 hs.

C/ Pie de la Cruz nº 17  Valencia





ISO2        

Entrevista a un trabajador social senegalés

Publicado en:
http://www.eldiario.es/desalambre/Mamadou-Dia-realidad-inmigracion-contar_0_201230133.html

Raíces de pueblo, universitario en la capital. Su madre era quien le mantenía, al igual que a sus cuatro hermanos, todos con formación. Le esperaba un futuro sin perspectivas laborales. La promesa electoral de trabajo para todos no se estaba cumpliendo. Decidió emigrar. Dos de sus hermanos se subieron junto a él en aquel cayuco. Y aquí comenzó la odisea que ahora cuenta en su libro 3052. Persiguiendo un sueño.
Este es el inicio de la historia de Mamadou Dia. De esto hace siete años, cuando él tenía 22. Primero intentó conseguir un visado para buscarse un porvenir en Francia, pero se lo denegaron dos veces. Plan B, y única alternativa: tomar un cayuco, aunque la vida se le fuese en ello. Pasaría un tiempo en España y desde allí llegaría hasta Francia, donde terminaría sus estudios de Trabajo Social.
Este joven guardaba la esperanza de llegar a ese "Dorado europeo", como él dice, para terminar la carrera, evolucionar y enriquecerse personalmente viendo mundo y conseguir un potencial con el que regresar a Senegal. El Dorado, aquella mítica leyenda de una ciudad de oro.
Decidió enfrentarse al Atlántico. Tuvo suerte y sobrevivió. Su libro, 3052. Persiguiendo un sueño, se editó en 2012 y este año ha conseguido la reedición mediante una iniciativa de crowdfunding.
Mamadou no sólo cuenta cómo fueron aquellos ocho días en el océano, sino todo lo que vino después: ese encuentro con El Dorado cargado de decepciones; ese despertar en el que descubrió cuál es la realidad del inmigrante y la verdad occidental, más allá de la idea que se tiene en África, de las imágenes que llegan a través de los medios de comunicación y lo que narran sus compatriotas en su regreso a casa.
Su pueblo, Gandiol, ha perdido centenares de vidas en el mar rumbo a Europa. Por ellos y para ellos ha escrito también este libro: "Para sumar sus voces a la mía". 3052 es la distancia que hay entre Dakar y Murcia, donde estableció esta nueva etapa de su vida.
Este sueño por recorrer esa distancia le ha permitido fundar su propia ONG, 'Hahatay' son risas de Senegal, un proyecto de codesarrollo en su pueblo que pretende financiar con la venta de su libro. Aun así, sigue pensando en volver a sus raíces. Como otros muchos emigrantes españoles.
Su libro es una promesa.
Cuando decidí tomar un cayuco, no se lo pude contar a mis amigos. A mí me pesó mucho tomar esa decisión y si se lo contaba, me dirían que era peligroso, que me podría morir. No quería que nadie me dijese nada por si me convencían para quedarme. Sin embargo, no me sentía bien yéndome sin decir nada. Entonces escribí una carta de despedida a mis amigos diciéndoles que era muy cabezón y que había tomado la decisión de irme y que, si con suerte llegaba a cruzar el Atlántico, escribiría la historia sobre mi viaje.
Después se sumaron otras razones por las que me sentí obligado a escribir esta historia. La realidad de la inmigración no se suele contar. A la gente que emigra le da cosa contar lo mal que lo han pasado, también por orgullo. Yo decidí contarlo porque al llegar aquí me llevé una sorpresa. No esperaba vivir tan mal, sabía que había mucha gente que quería venir y pensé: al menos voy a escribir mi historia para que la lean y sepan qué es lo que les espera.
¿Cuál era su situación cuando decidió embarcar en aquel cayuco?
Una situación malísima. Estaba estudiando en Dakar y mi madre me mantenía. Se pasaba todo el día trabajando, desde la madrugada. Mis hermanos tampoco trabajaban aun estando formados. Una situación de precariedad. Había mucha población juvenil parada. Yo no quería tener estudios y estar en Senegal dando vueltas…
Desde 2004 empecé a pedir el visado para irme a Francia y me lo denegaron dos veces. No entiendo por qué, ya que cumplía todos los requisitos. Curiosamente, en la Embajada de Francia en Dakar hay un cartel que indica que, aunque cumplas todos los requisitos para que te concedan el visado, eso no significa que te lo vayan a dar.
Te lo deniegan por la pura injusticia que siempre ha habido entre África y Europa en desigualdad de oportunidades y violación de derechos humanos. No hay otra explicación. Por eso decidí embarcarme en este camino para poder ayudar a mi madre y liberarla de carga. Era duro tener tantos años y ver que mi madre se dejaba la piel por nosotros. Justo antes de marcharme, conseguí un trabajo, pero no me permitía mantenerme ni ayudar a mi familia.
¿Alguna vez le habían hablado de estos viajes?
No sabía lo que era un viaje en cayuco, aunque sabía que estaba más cerca de la muerte que de la vida. Tampoco hace falta tener muchos detalles cuando sabes que vas a viajar en una barcaza: enfrentándote al Atlántico durante tantos kilómetros sabiendo que te puedes quedar en el camino. A Senegal llega poca información. Quizá que algún cayuco naufraga, pero no tanto como aquí y de la manera que llega aquí.
Aun así, "El Dorado europeo" seguía siendo una llamada.
Efectivamente. Nosotros vemos a Europa como El Dorado por tres razones. No estudiamos con nuestro idioma de nacimiento, sino en francés; estudiamos la programación francesa; estudiamos más la literatura francesa que la africana; estudiamos la vegetación francesa; vemos la televisión francesa; en la radio y la televisión se habla en francés... Todo lo que viene de la televisión y de Europa es producto de desarrollo y bienestar… Son muchas razones que te hacen pensar en este Dorado y que hacen que la gente tenga ganas de vivir en él y saber cómo es.
Cuando llegas, te das cuenta de la realidad. Al poco de llegar, un amigo me llevó al paseo marítimo de Benicasim. Me iba a presentar a otros senegaleses, y yo pensaba que iban a estar trabajando en algún sitio, y cuando llegamos me dijo: "Aquí es donde trabaja la gente". Había muchísimos inmigrantes con sus mantas. "¿Cómo?", le dije. "Sí, aquí es donde la gente se gana la vida", contestó.
Me sorprendió. Soy una persona muy orgullosa y no quería tener que salir corriendo detrás de la policía ni que nadie me persiguiese. Y dije que no iba a hacer eso.
Al principio fue duro. A los senegaleses les sentó mal que no quisiera seguir el camino al que parecía predestinado. Fui juzgado: me decían que no quería ayudar a mi familia, que ellos se dejaban la piel para ayudar a las suyas. Yo quería ayudar a mi familia, pero de otra manera; primero, integrándome en la sociedad.
Luego, esos mismos inmigrantes que venden en la calle son los que vuelven a Senegal trajeados y con su móvil de última generación. Y eso empuja a la juventud a dejar todo lo que quieren y montarse en un cayuco. Fue tan decepcionante lo que vi cuando llegué que pensé que no podía hacer lo mismo.
¿Cómo fue aquel viaje?
Fue muy largo. Duró ocho días. Viajamos 84 personas, de las cuales sólo seis tenían experiencia marítima. El mar tiene su propia idioma y, al no poder controlarlo, además de todos los momentos malos, lo convirtió en un viaje desesperanzador. Al quinto día, nos quedamos sin gasolina y sin agua.
Cuando amanecimos, nos dimos cuenta de que un hermano se había tirado al mar para acabar con su angustia. Ya sólo nos quedó dejarnos llevar por el viento mientras esperábamos el momento de nuestra muerte. 72 horas después llegó el buque marítimo de salvamento que nos rescató.
¿Cuál es el procedimiento a seguir para conseguir una plaza en un cayuco?
Primero, encontrar un cayuco y un organizador de viaje, a los que aquí llaman "mafiosos" y son de todo, excepto mafiosos. Mafiosos son los Gobiernos que firmaron los contratos para limpiar el fondo marítimo senegalés. Y que trajo como consecuencia que los pescadores senegaleses ya no pudiesen pescar en su propio fondo marítimo y, cuando surgió la oportunidad de marcharse a Europa en cayuco, aprovecharan para en lugar de ir a pescar, porque no había peces, hacer negocio con sus barcas.
Luego hay que pagar entre 1.000 y 3.000 euros por una plaza. La gente reúne y vende todo lo que tiene para financiar el viaje a su familiar. Es una inversión para que luego salven a la familia. En nuestro caso, fue diferente. Como no teníamos nada, mis hermanos y yo buscamos gente para que se llenasen los cayucos a cambio de tres plazas gratis para nosotros.
¿No es un precio excesivo?
Sí, muy excesivo, pero piden ese dinero porque una barca de estas características puede llegar a costar 13.000 euros y, al no saber cuándo se recuperará el fondo marítimo, organizan viajes para conseguir el dinero invertido y tener ingresos futuros. Todos los organizadores de viajes son pescadores. El cayuco nunca vuelve. Algunos viajan de este modo esperando un futuro mejor en Europa y otros se quedan.
¿Qué decía su familia?
Mi madre lo sabía. El sueño de toda familia que vive en la precariedad es que los hijos vayan al extranjero para que tengan un futuro mejor y puedan ayudar a la economía familiar. En mi casa también lo soñaban, aunque no deseaban un viaje en cayuco. Aun así, mi familia es de tradición pesquera y no tenían tanto miedo al mar.
Los dos hermanos con los que viajé formaban parte del grupo con experiencia marítima. Mi madre temía más el después, cuando llegase a Europa, que el propio viaje: dónde dormiríamos, qué comeríamos, con quién nos relacionaríamos…
¿Cómo llegaron a La Gomera?
Nos rescató un buque marítimo y en tierra nos atendió la Cruz Roja. Llegamos medio muertos. Y, desde entonces, firmé mi pacto de ser voluntario toda mi vida por aquella botella de agua que me ofreció una chica de la Cruz Roja después de llevar 72 horas sin beber.
Después de La Gomera, comienza otra prueba.
De La Gomera nos llevaron a Tenerife, donde estuvimos en un campo militar durante dos semanas en unas condiciones precarias. Hacía muchísimo frío, no teníamos con qué arroparnos, tuvimos que tomar comida a la que no estábamos acostumbrados.
Allí había muchos inmigrantes, no sólo nuestro grupo. Estuvimos el tiempo que consideraron oportuno y nosotros no sabíamos qué iba a pasar. Mi grupo fue dividido en dos: una parte se fue de vuelta a Senegal por motivos que desconozco y la otra fue repartida por España. Al principio sí nos atendieron mediadores sociales, pero sólo para saber cuál era nuestra procedencia.
Después estuvimos en manos de la policía. A mí me llevaron a Castellón sin decirme nada, a un hostal, donde por suerte conocí a un chico nigeriano que me presentó a un senegalés que me acogió en su casa. A mis hermanos los llevaron a Madrid y Barcelona.
A los que tienen familiares en España, los llevan con ellos pero, a los que no, los dejan en la calle. Eres como un objeto que no tiene nombre, sólo un número. El mío era el 41. 41 sube, 41 baja, 41 espera.
En Castellón, estudiaba español a través de la Cruz Roja, y el chico que me acogió fue el que me llevó al puerto de Benicasim. Después conocí a otro chico de Senegal que vivía en Cartagena y al no querer entrar en el mercado que había visto en el puerto, me fui con él.
Allí empecé a intentar integrarme con los españoles y a hacer un voluntariado en la Cruz Roja juvenil. Llegué a formar parte de los equipos de emergencia y en un año comencé a rescatar a inmigrantes que llegaban a la costa. También comencé a trabajar como cocinero y a regularizar mis papeles, que tardé cuatro años en conseguirlos.
¿Esa realidad se correspondía con "El Dorado europeo" soñado?
No. No tenía nada que ver con lo que me había planteado. Me encontré con una sociedad muy individualista, con muchos prejuicios, una sociedad intelectual con unas pautas marcadas por las clases sociales. Imagina lo que te puede costar entrar en una sociedad así… Pero empezó a pasar el tiempo y vi cómo conseguirlo.
Se ha retirado la tarjeta sanitaria a los inmigrantes que no han regulado sus papeles, la petición de documentación a ciudadanos extranjeros es continuada, se están denunciando las condiciones de los CIES… ¿Ahora es más o menos difícil la situación en España para los que llegan?
Ahora es mucho más complicado. Sin política social, un inmigrante no puede vivir en un país. Y aquí no hay política social para los inmigrantes, no la hay ni para los españoles... Los políticos, en lugar de asumir que han fallado en esa política, transmiten la idea de que los que llegan quitan lo que se tiene aquí…
Ya lleva siete años en España, ¿cuál es su situación y la de sus hermanos?
Trabajo para mi ONG, que fundé en 2012, y a través de mi libro intento darle promoción. También tengo trabajos temporales que no me quitan tiempo para poder dedicarme a la organización: es lo que me da la vida. Mis dos hermanos están trabajando. El que vive en Barcelona está acogido en casa de una familia española y el de Madrid trabaja en un restaurante chino.
¿Mereció la pena tomar aquel cayuco?
Mucha gente me lo pregunta. Yo creo que realmente no valió la pena. Aunque también pienso que, si no hubiese hecho este viaje, no me habría dado cuenta de la realidad que me rodea ahora.
Su promesa de escribir un libro se hizo realidad, ¿cómo lo consiguió?
Estaba trabajando en la Fundación Cepaim como Técnico de Acción Comunitaria, le presenté el proyecto del libro al director de la fundación y me ayudaron a editarlo. Fue un lanzamiento de 3.000 ejemplares que se difundió sobre todo entre universidades e institutos.
Ellos también me ayudaron a establecer el proyecto de desarrollo en mi pueblo. Cuando llegué a Barcelona, hace cinco meses, me planteé la reedición del libro a través de la plataforma Verkami. Ahora se han publicado 1.500 ejemplares al precio de 10 euros y el 1% de los beneficios se destinarán a la granja que hemos desarrollado en mi pueblo para que la gente produzca alimentos, los venda y con el dinero obtenido inviertan en educación para los niños.
¿Es este un libro para convencer a aquellos que tengan planeado subirse a una patera para que no lo hagan?
Claro. Este libro tiene muchos fines. Uno de ellos es que la gente se dé cuenta de la realidad de la inmigración clandestina y lo que hay detrás. También aclarar la vida europea en África, que la gente sepa lo que hay aquí, que no todos son ricos, que aquí tienen su propia pobreza. Y que los africanos crean en el propio desarrollo de África.
¿Tiene proyectado publicar el libro en Senegal?
Sí, es uno de los objetivos principales, y traducirlo al francés. Mi gente de Senegal aún no ha podido leer el libro, pero se lo he contado y he dado charlas en universidades de Dakar sobre la realidad de la inmigración.
¿Cuál es su plan de futuro?
Buscar financiación para mis proyectos de la ONG y dentro de poco volver a Senegal, tal y como había ideado cuando me marché de allí. Conseguir un potencial y regresar. De esta experiencia estoy agradecido por haber encontrado un camino con el que me puedo dedicar al mundo humanitario y buscar un futuro mejor para mi pueblo.
¿Su madre qué le dice ahora?
Ella siempre ha confiado en mí. Es un pilar muy importante en mi vida. Y ahora, cuando le cuento mis planes, siempre me dice: “Ya verás lo bien que te va a salir”.
¿Cree que el hecho de que muchos españoles busquen ahora su porvenir en el extranjero hará entender mejor la llegada de inmigrantes a España?
Sí. Si tú estás afectado por una situación que es la misma que la mía, nos entenderemos mejor. Al principio fue difícil porque nos ponían como causa de la crisis y nos quitaron la tarjeta sanitaria, entre otras cosas. Pero la gente, después de tanta mentira, se ha dado cuenta de que esto no tiene que ver con la inmigración. Esto ha sido producto de un mal Gobierno, de un crecimiento que nos han vendido y que no puede seguir creciendo.

viernes, 15 de noviembre de 2013

¿Tens alguna cosa a dir
sobre la Sanitat en el barri?


Assemblea dimarts dia 19 de novembre 

HORA: a les 19:30 h
LLOC:   Local Associació de Veïns i Veïnes de Natzaret,
C/ Fontilles 30 baix





                     CONVOCA: ASSOCIACIÓ DE VEÏNS I VEÏNES DE NATZARET



¿Tienes algo que decir
sobre la sanidad en Nazaret?

 Asamblea el martes dia 19 de noviembre

HORA:     19:30 h
LUGAR:   Local de la Associació de Veïns i Veïnes de Natzaret
                C/ Fontilles 30 bajo





                  CONVOCA: ASSOCIACIÓ DE VEÏNS I VEÏNES DE NATZARET

jueves, 14 de noviembre de 2013

Película "Los Chicos del Puerto"

Aquesta és la pel·lícula (llegiu més a baix) que va filmar Alberto Morais, fill de Fernando Morais, el metge del Centre de Salut de Natzaret que tan estimava el nostre barri i que era tan estimat era pels seus pacients. La pel3lícula està filmada a Natzaret i els protagonistes són xiquets del barri. El cine Lys està en el Passeig de Russafa, 3. La sessió d'inauguració serà a les 22 h. o un poc abans. El preu de l'entrada divendres-diumenge és de 8,50 €. Així que si la vostra economia us ho permet fareu molt bé d'anar-hi. 

PELÍCULA “LOS CHICOS DEL PUERTO” DE ALBERTO MORAIS

ESTRENO ESTE VIERNES 15 DE NOVIEMBRE EN
CINES LYS DE VALENCIA
A LAS 22.00 HORAS

-----

LA PELÍCULA SERÁ PRESENTADA POR ALBERTO MORAIS (DIRECTOR), 
Y LOS ACTORES OMAR KRIM Y BLANCA BAUTISTA

Animamos a todos los que podáis a que vayáis al cine este viernes y durante todo el fin de semana a disfrutar de la película que presentamos con mucha ilusión.

 La película "LOS CHICOS DEL PUERTO" fue seleccionada oficialmente en el FESTIVAL DE CINE DE TORONTO y a competición oficial en el 35º FESTIVAL DE CINE DE MOSCÚ. También Ha obtenido el galardón a Mejor Guión en el Festival internacional de cine de Tirana.





Más información:
Verónica García Navarro
665903069

Selección Española no juegue en Guinea Ecuatorial


Que la Selección Española de Fútbol no juegue en Guinea Ecuatorial 

Que la Selección Española de Fútbol no juegue en Guinea Ecuatorial 


Con estupor hemos sabido que la Selección Nacional de Fútbol de España va a jugar un “encuentro amistoso” contra la Selección de Fútbol de Guinea Ecuatorial el próximo día 16 de noviembre. Según la prensa, es un partido amistoso que se celebra en Malabo, la capital de Guinea Ecuatorial.
Guinea Ecuatorial fue  colonia española durante muchos años, después provincia española. Y el 12 de octubre de 1968 se independizó de España. Desde hace 34 años vive una dictadura militar férrea bajo las directrices del general Teodoro Obiang Nguema. La democracia está lejos de ser una realidad a pesar de poseer desde la década de los años 1990 una enorme riqueza en hidrocarburos. La mayor parte de la población vive con un dólar al día, con miseria extrema, corrupción, persecuciones, torturas y asesinatos políticos. A nivel internacional, el régimen de Obiang incumple todos los compromisos y convenios firmados, especialmente en materia de respeto por los Derechos Humanos.
Entendemos que el deporte no tiene fronteras. Pero cuando un mandatario se sostiene en el poder  con violencia contra su pueblo, y tiene las manos manchadas de sangre inocente, no merece el aplauso de los deportistas ni utilizar un evento deportivo para tratar de mejorar su deteriorada imagen. La misma Federación Guineana de Fútbol, FEGUIFUT,  es un enjambre de personas corruptas y colaboradores directos con la dictadura militar que oprime al pueblo guineano.
La FEGUIFUT ha sido denunciada en más de una ocasión por organismos internacionales de fútbol por no cumplir las reglas establecidas. 
En estas circunstancias políticas y deportivas, ¿por qué se quiere manchar la imagen de las estrellas del fútbol español?.
Pedimos a la FIFA y a la RFEF que reconsideren su decisión de llevar a Malabo la Selección Española de Fútbol, actual Campeón del Mundo y de Europa. La selección española no jugará contra futbolistas guineanos, sino con Teodoro Obiang y sus “mercenarios del fútbol”.
Por todo ello, rogamos a la FIFA y  a la Federación Española de Fútbol que no acudan a Malabo pues de hacerlo estarían colaborando a “lavar” la imagen de la dictadura, algo que Obiang utilizará con todos sus medios que son muchos. 
Consideramos que la Selección Española de Fútbol no debe manchar su buena imagen y su brillante carrera deportiva.
Con el ruego de que acepten esta petición, le saluda atentamente

El Litoral per al poble

EL LITORAL PER AL POBLE.

De acuerdo con el criterio del PMUS (Plan Movilidad Urbana Sostenible) de orientar el diseño urbano a facilitar la movilidad proponemos:

- La ampliación de la acera derecha del Puente de Astilleros  dirección Natzaret-puerto como un primer paso para construir un Paseo Marítimo del Litoral vinculado a la recuperación de la relación del rio con el mar, con la Marina y el paseo marítimo Cabanyal-Malvarrosa y con las playas del sur.  

- Reconvertir la autopista del Saler en un bulevar para calmar el tráfico, liberar espacio para nuevos itinerarios peatonales y  ciclistas. Y facilitar un futuro Tranvía de la Costa para comunicar todo el litoral municipal de norte a sur.

Calles 30. Para equilibrar la coexistencia segura entre vehículos, bicicletas y peatones establece el PMUS un itinerario de calles 30 en nuestro barrio. Proponemos que se amplíe a las calles Manuel Carboneres y El Sech para calmar el tráfico en esa zona en la que detectamos excesos de velocidad y conducción temeraria.

AVV Natzaret

miércoles, 30 de octubre de 2013

En defensa de la escuela pública

Vídeo en defensa de la escuela pública. No se puede explicar mejor los motivos de la Huelga general de alumnos/as, padres/madres y profes del día 24.


jueves, 25 de abril de 2013

VIERNES 26 ABRIL
A LAS 18:30 h.

C.E.A.M. de Natzaret, 2º piso (gimnasio)
C/ Parque de Nazaret n. 90

Presentación del libro
“El hijo del pescador. Memorias”. Escrito por José Torres Piquer

martes, 26 de febrero de 2013

TREBALL SOBRE LA FALLA MAJOR MORARIA Y L'ESGLÈSIA PARROQUIAL

Vos possem el treball que va fer per al 50 aniversari de la Falla Major-Moraira i de l'església parroquial Ramón Arques, i que es va publicar en el llibre del la Falla. És un resum prou interessant sobre la Història de Natzaret.