lunes, 21 de marzo de 2016

LA LARGA BATALLA DE LOS CIES (IV)


Nos quedamos en el anterior capítulo con que el informe sobre el CIE de Valencia se había comprometido con la Delegación del Gobierno, cuya cabeza visible había cambiado a una elección del nuevo Superministro de Interior y Justicia Alberto Belloch, para una etapa que se prometía breve. Todo auguraba que la larga decadencia que llevaba arrastrando el PSOE de Gonzalez iba a terminar en unas elecciones cuyo resultado muchos temíamos, viendo al candidato Aznar haciendo de las suyas. Así que saqué de la impresora el informe y lo presenté al registro de entrada de la nueva Delegada, Carmela Moya, y quedé a la espera de que se me convocara a una reunión, se me pidiera que lo explicara, o que se me explicaran medidas a tomar a consecuencia del informe.

Y esperé, sabiendo que unos cincuenta seres humanos, como mínimo, estaban pasando por una película de terror por el mero capricho de unos cuantos Fredy Kruger de pacotilla y la negligencia cobarde de quienes tenían que velar por sus derechos y no lo hacían.

viernes, 11 de marzo de 2016

LA LARGA BATALLA DE LOS CIES (III)


Yo no llevaba mucho tiempo en ese mundillo de la política de bajos vuelos que consiste en dar instrumentos a voluntariosos funcionarios bienintencionados o rebatir pamplinas de otros cerriles, majaderos obedientes de órdenes obtusas. Pero ya me había enfrentado a un par de Subdelegados del Gobierno cuya estrategia consistía en negarlo todo menos lo innegable, y aun con eso, derivar por la tangente, o lo que en román paladino se llama tirar balones fuera. Sabía por tanto que si el informe debía tener alguna consecuencia debía ser contundente, irrebatible, y aunque no calculé la artera capacidad de cálculo de quienes defienden al Estado por encima de las personas, debíamos comenzar por una metodología impecable.

martes, 8 de marzo de 2016

CONTRA L’IMMOBILISME EN LES POLÍTIQUES DE MOBILITAT URBANA

Amigos,

He creído necesario aportar esta reflexión (gracias a la invitación de Joan Romero) al debate sobre la movilidad y la reconquista del espacio público en nuestras ciudades. Compruebo desde hace mucho tiempo que a menudo se vierten opiniones sin fundamento, tópicos muy manidos  que, no obstante, calan en la opinión pública, y de alguna manera también en los responsables públicos. Todo ello retrasa la puesta en marcha de  proyectos que, una vez realizados, son acogidos positivamente por la gente. Tenemos derecho que a nuestras ciudades se homologuen con aquellas que ya llevan muchos años avanzando.

Las recientes medidas que el ayuntamiento de Valencia está llevando a cabo para reconquistar el espacio público  encuentran trabas  -también adhesiones-  pero han abierto un interesante debate.  Detecto, no obstante, algunas dudas entre personas razonables.

Estaré encantado en recibir vuestros comentarios críticos.

Saludos, Joan Olmos

En valencià

En castellano
http://www.eldiario.es/cv/arguments/inmovilismo-politicas-movilidad-urbana_6_490360965.html

miércoles, 2 de marzo de 2016

LA LARGA BATALLA DE LOS CIES - II


Aquel buen policía me contó también que el CIE era una especie de destino de castigo al que los nadie quería ir, que resultaba deprimente para ellos estar reprimiendo a pobres desgraciados cuando la vocación de la mayoría de ellos estaba en otras cosas, y que esos jefes, altos comisarios y barandas, no sólo habían edificado el edificio de maltrato a los extranjeros, sino que – como buenos franquistas, por muy reciclados que pretendieran estar – tenían una alergia irritativa a todo lo que oliera a sindicalismo o a defensa de los derechos de sus subordinados. Se estableció una alianza natural, dado que resultaba evidente que ayudarnos mutuamente a derribar de sus pedestales a semejantes energúmenos redundaría en beneficios mutuos, y del bien común del Universo mundo. Con la conciencia, además, de no hacer nada malo con nuestro “contubernio”, sino tan sólo denunciar la verdad, tan pesadamente ocultada.